El por qué renuncié del PDI

Por: Ismael Reyes

Político, economista y abogado.

A raíz de de mi renuncia el pasado domingo a  la presidencia del
Partido Demócrata Institucional  -PDI-, cosa que hice mediante carta
que entregué a los delegados de la 3ra. Convención Nacional del
Partido que fundáramos junto a muchos otros valiosos y valiosas
compañeras y compañeros,  muchas personas amigas, periodistas,
dirigentes políticos y relacionados me han abordado para inquirir la
causa de mi renuncia, sorprendidos de mi decisión en momentos en que
el debate político comienza a perfilar que habrá un duro combate para
las elecciones de mayo del año 2016.

Quiero aprovechar este importante espacio para dejar saber a mi
pueblo,  a qué renuncio y a qué no renuncio.

Comienzo por decir, que renuncio a mi condición de presidente del PDI,
pero que no renuncio a mantener lazos políticos fraternales con la
valiosa dirección política que allí se queda. Que renuncio a la
presencia física en los espacios estructurales y orgánicos que me
acogieron con amor y fraternidad inmensa en el PDI, pero que no
renuncio a mi presencia moral y espiritual en el partido que fundamos
y construimos junto a los compañeros que me acompañaron en duras
batallas políticas, para hacer del PDI un instrumento de lucha para
ayudar a nuestro pueblo a liberarse de los niveles de pobreza y de
miseria en que se encuentra, a causa de una injusta distribución de la
riqueza nacional.

Deseo precisar, que no me voy del PDI por inconformidades de ningún
tipo, por ninguna diferencia ni contradicciones políticas o personales
con los miembros de su alta Dirección, con los cuales tuve siempre
grandes  coincidencias en las propuestas que hacíamos de tipo
político. Creo que eso fue lo que nos mantuvo trabajando unidos por
tanto tiempo.

Me marcho del PDI, pero para continuar en la política trabajando desde
otra atalaya que en estos momentos reclama mi presencia como un
soldado al servicio de la Patria, para ayudar a lograr que nunca muera
el pensamiento político ni se olviden las sabias enseñanzas de quien
fuera mi maestro, el Dr. José Francisco Peña Gómez.

El Dr. Peña Gómez dedicó toda su vida a hacer grande al PARTIDO
REVOLUCIONARIO DOMINICANO -PRD-, y a convertirlo en una poderosa
maquinaria política que lo convirtió en el “Partido de la esperanza
nacional”. En la esperanza de los descalzos, de los desvalidos, de los
campesinos sin tierra, de las madres solteras, de los discapacitados,
de los jóvenes que hoy mendigan una beca para poder estudiar, de los
dominicanos y dominicanas que se ven obligados a abandonar el país
para buscar en otras naciones un destino más promisorio, porque se lo
niega la patria donde han nacido, en fin, para que se puedan realizar
los cambios políticos, económicos y sociales que se hace urgente
realizar en la República Dominicana.

Nuevamente en su histórica carrera de lucha, el PRD reclama el retorno
de sus hijos a sus filas. La reelección impuesta al país en el año
2004, aun lanza sus esquirlas de división, que amenazan con pulverizar
la esperanza de nuestro pueblo.

Es por ello, que retornamos ahora al PRD donde nacimos, para ayudar a
sellar sus grietas, para predicar la necesidad del perdón, de la
reconciliación y de la compasión. Para contribuir a cicatrizar heridas
y producir acercamientos, para ayudar a zanjar diferencias, limar
asperezas y trabajar para que completemos el sueño del Dr. Peña Gómez.

No somos nosotros, sino las sagradas cenizas del líder amado que desde
donde se encuentra con su voz rítmica y potente reclama que el PARTIDO
REVOLUCIONARIO DOMINICANO vuelva a ser un punto de reencuentro, de
reconexiones con sus principios fundacionales, donde exista la unidad,
aún dentro de la diversidad.

Estoy convencido que el nivel de compromiso que tenemos con este
pueblo  los hombres y las mujeres que recibimos las enseñanzas del
Dr. José Francisco Peña Gómez,  nos conducirá a unirnos, a perdonarnos
mutuamente los errores, y con corazón cristiano  e iluminados por
Dios, comenzar a trabajar unidos, para hacer que nuevamente el PARTIDO
REVOLUCIONARIO DOMINICANO se convierta en la fuerza política más
poderosa de la República Dominicana, para poder así, expulsar del
Palacio Nacional en el año 2016, a los fariseos que se han hecho
multimillonarios mediante el saqueo del patrimonio nacional.

Esa es la razón, por la cual renuncié a la presidencia del PDI.

Tú Opinión Cuenta en este Sitio

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.