Miguel Vargas asegura CP inicia marcha al poder; recibe respaldo de dirigentes

1B04ED81-8460-4BBE-85CA-528C99635D58.jpg__270__200__CROPz0x270y200

El Partido Revolucionario Dominicano (PRD) recibió el respaldo de los dirigentes Julio César Arias Mota, Carlos Lalane y Héctor  Cruz, lo que el presidente y candidato presidencial, Miguel Vargas, definió como parte del fortalecimiento institucional y el crecimiento que pautan el ascenso del perredeísmo y sus aliados al poder en las elecciones de 2016.

Arias Mota, quien fuera un connotado presidente del Colegio de Abogados del país; Lalane, dirigente fundador del movimiento universitario y veterano dirigente perredeísta; y Cruz, un experimentado dirigente del área electoral del PRD, testimoniaron que tras las divergencias que llevaron al abandono del partido de algunos dirigentes habían optado por mantenerse indefinidos.

Sin embargo, expresaron en rueda de prensa efectuada este miércoles en la casa nacional, que la instauración de la disciplina, el orden, la unidad y el entusiasmo que se respiran hoy en el PRD bajo el liderazgo de Miguel Vargas, los convocaron a ratificar su lealtad perredeísta y trabajar por la victoria de las y los candidatos que figurarán en la casilla 1 de las próximas elecciones.

Vargas anunció que con la reunión de la Comisión Política del partido, que tendrá lugar a partir de las 4 de la tarde de mañana, el PRD inicia una dinámica de movilización de su dirigencia, militancia y aspirantes a candidaturas en todos los niveles de las próximas elecciones.

Soto Jiménez

En la rueda de prensa le fue cedido un turno al presidente del partido V República y ex secretario de las Fuerzas Armadas, José Miguel Soto Jiménez, quien afirmó que sobre la prudencia y cautela que se dice ha tenido el gobierno frente a los problemas con Haití, “lo mucho hasta Dios lo ve”,  y la sensación que se tiene es que el gobierno tiene vergüenza de ejercer la soberanía nacional y de adoptar una política articulada y definida frente a los problemas fronterizo y migratorio, situación de “tolerancia” que se ha convertido en una especie de caos.

Consideró descabellado pensar que Haití pudiera propiciar  una acción militar contra República Dominicana, debido a que es el país más pobre del hemisferio occidental.

“Pero no reconocer que estamos ante uno de los más grandes problemas que se le haya planteado jamás el Estado, sería una suposición que podría pagar muy caro el pueblo dominicano”, advirtió.

El mayor general ® de las Fuerzas Armadas y estudioso de la historia nacional expresó que los problemas que representa la situación de crisis permanente en que vive el pueblo haitiano no es de orden militar ni de seguridad.

Plantear ese problema sólo desde el punto de vista de la seguridad, de la defensa nacional, es una visión militar, cuando estamos ante un problema estrictamente político, que tiene que ver con la Constitución de la República, expresó.

Dijo que no son los militares ni los policías quienes trazan las políticas sino los políticos y la voluntad política, a lo cual atribuyó el problema que confronta el país en la frontera, de lo que dijo hay que hablar “muy claro”.

Ilustró que el Tribunal Constitucional y varios representantes del Poder Legislativo han dado claras muestras de defensa de la dominicanidad, lo que ha hecho también el PRD, cuyo presidente y candidato presidencial, Miguel Vargas, fue el primer dirigente nacional que se pronunció de manera seria, equilibrada y responsable en defensa del interés nacional.

Dijo que Vargas ha dejado en claro la solidaridad de los dominicanos con el pueblo haitiano, lo que vale recordar cuando precisamente se acaba de cumplir un aniversario del terremoto que devastó partes de Haití.

Soto explicó que la posición del PRD y sus aliados no es oportunista, y recordó que hace dos años Miguel Vargas, y él lo acompañó, visitó al presidente Danilo Medina y le hizo un conjunto de propuestas de soluciones a problemas nacionales, entre los que se incluyó lo relacionado con el tema migratorio y fronterizo.

Expuso que hoy el PRD y sus aliados han decidido mantener una posición firme y responsable y de primer orden frente a la problemática que genera el incumplimiento de las normativas, empezando por la Constitución, que deben servir de salvaguarda de la soberanía y la dignidad nacionales.

En otro aspecto puntualizó que lo que disputa la inmigración haitiana no es las riquezas sino la pobreza del pueblo dominicano, pues está demostrado que el Estado no tiene capacidad de resolver las necesidades primarias de los dominicanos,  y menos puede tenerla para solventar además las necesidades de una gran parte de los haitianos.

Tú Opinión Cuenta en este Sitio

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.