La Unión Europea y FAO defienden derecho a la tierra para eliminar hambre en países pobres

ROMA. La Unión Europea (UE) y la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) defendieron hoy el derecho a la tenencia de la tierra de las comunidades locales para erradicar el hambre y la pobreza en los países en desarrollo.

Hace cinco años que el Comité de Seguridad Alimentaria Mundial de la ONU aprobó unas directrices voluntarias para la gobernanza responsable de la tenencia de la tierra, la pesca y los bosques.

Esas normas han servido para reconocer los derechos de pequeños productores, un paso “especialmente importante” para los pueblos indígenas, pastores, pescadores, agricultores sin tierra y mujeres, indicó en un acto el director general de la FAO, José Graziano da Silva.

Desde entonces un total de 225 programas se han puesto en marcha para apoyar su implementación en distintos países, incluidos algunos que han estado sumidos en conflictos como Colombia o Sierra Leona.

Da Silva consideró necesario que en su aplicación participe más el sector privado, acusado a veces de apropiarse de las tierras que tradicionalmente han pertenecido a los grupos autóctonos.

También echó en falta más acciones a nivel local y una mayor participación de las mujeres, ya que en continentes como África muchas siguen estando excluidas de la propiedad de la tierra.

El comisario europeo de Cooperación Internacional y Desarrollo, Neven Mimica, señaló que “no se puede hablar de acabar con la pobreza y el hambre si no se aseguran los derechos de todos a la tierra, el agua o el cobijo”.

En línea con el nuevo consenso alcanzado en la UE respecto a la política de desarrollo, Mimica destacó la importancia de que el acceso a los recursos naturales sea “equitativo” y las comunidades locales puedan promover el uso de las directrices voluntarias “para que no sean solo un papel”.

La UE está apoyando la gobernanza responsable de la tenencia de la tierra en 40 países en desarrollo con programas por valor de 240 millones de euros, de los que 60 millones buscan asegurar la aplicación de las directrices en Estados como Namibia, Bangladesh o Angola.

Por otra parte, la Comisión Europea financiará con 45 millones de euros una nueva iniciativa presentada hoy en la FAO destinada a frenar la caza insostenible de fauna silvestre, conservar la biodiversidad y mejorar la seguridad alimentaria en países de África, el Caribe y el Pacífico.

AGENCIA EFE