fbpx

El gran reto

Por Fernando A. De León

Preocupa y aterra, el que jóvenes de Manhattan, en un atestado tramo que va desde la 135 hasta la 145 y Broadway, muestren simpatía por una eventual candidatura presidencial de Luis Ramfis Domínguez Trujillo.

 

Y, esta simpatía a las aspiraciones del nieto del otrora dictador Rafael Leónidas Trujillo, parece oponerse al reto que planteó el “encantador” expresidente Leonel Fernández a la juventud dominicana, en cuanto apuntalar el futuro progreso de la República Dominicana.

 

Mientras Leonel hace esa reciente exhortación a un selecto grupo de jóvenes convocados a un encuentro en un restaurant del Midtown de Manhattan, otra buena parte parece decirle al exmandatario que catapultar el bienestar y progreso económico es responsabilidad del gobierno y de los que aspiran, por nueva vez, ascender al poder.

 

Nosotros que, aunque aislados, somos periodistas del tumulto y no tenemos tendencias político-partidarias, ni perseguimos notoriedad y menos canonjías, no hemos pegado una. Con todos los que hemos conversado en edad de votar, entienden que este otro Ramfis, como también se hacía llamar su desaparecido tío, puede contribuir a que “cambie ése país”.

 

Partiendo de cómo piensan estos muchachos residentes y nacidos en Nueva York, podría entenderse el por qué no mencionan a nadie de oposición; que cualquier truhan o aventurero aunque no en lo inmediato, podría ser el inquilino del palacio presidencial.

 

Por lo que hemos observado, no es la juventud y mucho menos la neoyorquina, la que debe ser emplazada para que coadyuve con un mejor futuro en República Dominicana. El gran reto es tarea de los que, con la privatización neoliberal y malas políticas públicas, lo han estropeado todo.

El autor es periodista, miembro del CDP en Nueva York, donde reside.