Vicepresidente de EE.UU.: caravana migratoria es resultado de leyes “débiles”

CALEXICO. El vicepresidente de Estados Unidos Mike Pence tachó de “débiles” e “ineficientes” las leyes migratorias de su país, durante una visita a Caléxico, en la frontera con México y a unas dos horas de donde 150 centroamericanos esperan para pedir asilo.

“Me paro frente a ustedes cuando la mayor atención de la nación está enfocada en esta llamada caravana”, dijo Pence a un grupo de patrulleros fronterizos, 200 km al este del cruce entre San Diego y Tijuana, donde estos migrantes aguardan en un improvisado campamento.

“Como dijo el presidente el sábado en la noche, esta situación es el resultado directo de nuestras débiles leyes de inmigración y nuestras porosas fronteras”, agregó.

Los 150 centroamericanos llegaron el domingo a la frontera. Eran parte de la caravana migratoria, que partió con unas 1.000 personas a finales de marzo desde el sur de México.

Pence los describió como “víctimas” de activistas, contrabandistas y de la prensa estadounidense, y exhortó al Congreso a cerrar los “peligrosos vacíos legales” que permite a las personas pedir asilo en Estados Unidos en vez del primer país al que llegan a salvo.

La cobertura mediática de la caravana desencadenó una ola de tuits por parte de un furioso Donald Trump, que ordenó la movilización de efectivos de la Guardia Nacional (militares de reserva) para resguardar la frontera y exigió a México a detener a los migrantes.

“No tenemos fronteras, no tenemos país. Y he visto durante semanas como avanzaba esa caravana”, dijo Trump el lunes en la Casa Blanca. “Las leyes mexicanas de inmigración son muy duras, extremadamente duras”.

“Necesitamos cambiar la ley”

Pence reiteró su llamado a eliminar el protocolo de “capturar y liberar” bajo el cual los indocumentados detenidos en Estados Unidos pueden ser puestos en libertad mientras esperan su audiencia.

“Se necesita un muro y seguridad en la frontera y vamos a tener seguridad en la frontera”, señaló, destacando el “gran impacto” que tiene la presencia de la Guardia Nacional en la zona.

“Pero necesitamos cambiar la ley. ‘Capturar y liberar’ es ridículo”, insistió.

La justicia estadounidense acusó poco después este lunes a 11 centroamericanos, supuestamente miembros de la caravana migratoria que espera en la frontera para pedir asilo, de haber entrado en el país ilegalmente.

El Departamento de Justicia indicó en un comunicado que los imputados fueron capturados por las autoridades a 3 y 6 km del puesto fronterizo de San Ysidro, a 200 km de Caléxico, donde Pence acompañó la sustitución de parte de la vieja valla que hoy divide la frontera y que las autoridades han insistido no debe confundirse con el muro de Trump, que aún no comenzó a construirse.

El mandatario visitó los prototipos para la nueva estructura, que prometió en su campaña, en la también fronteriza Otay Mesa.

“Cuando disminuye el respeto por el estado de derecho, también lo hace nuestra capacidad de proteger a nuestra gran nación, sus fronteras y sus ciudadanos”, dijo el fiscal general Jeff Sessions.

La cadena CNN informó que serán inculpados dos salvadoreños, seis hondureños y tres guatemaltecos, 10 de ellos por un delito menor, mientras que otro, que ya fue deportado en el pasado, enfrenta un cargo criminal.

AGENCIA  AFP