Rockets trabajan para fichar Anthony; Beasley elige Lakers; Ferrell a Kings

HOUSTON. El mutismo es total dentro de la organización de los Rockets de Houston, pero fuentes cercanas al equipo tejano aseguran que los directivos trabajan intensamente en la estrategia que les permita conseguir el fichaje del veterano alero Carmelo Anthony, que será dado de baja por los Hawks de Atlanta.

Anthony llego a los Hawks después de ser traspasado el pasado jueves por los Thunder de Oklahoma City, que a cambio recibieron al base alemán Dennis Schroder y al ala-pívot Mike Muscala, que luego enviaron a los Sixers de Filadelfia.

De inmediato los Rockets se pusieron en contacto con los Hawks, que tienen previsto darle de baja cuando el traspaso sea oficial y dejar que Anthony se convierta en agente libre.

El escolta estrella de los Rockets y actual ganador del premio de Jugador Más Valioso (MVP) de la liga, James Harden, ya ha adelantado en declaraciones al “Houston Chronicle” que la adquisición de Anthony sería perfecta.

“Es la incorporación ideal a nuestro equipo ya que tiene experiencia y las ganas de conseguir un título de campeón”, declaró Harden.

Lo mismo piensa el gerente general de los Rockets, Daryl Morey, quien colocó a Anthony como una de sus prioridades después de perder al alero de origen dominicano Trevor Ariza que firmó por un año como agente libre con los Suns de Phoenix.

Morey es consciente de que Anthony a sus 34 años no le puede dar mucha ayuda al equipo en el apartado defensivo, pero ofensivamente será de gran utilidad al lado de Harden y el base Chris Paul.

El promedio de 16,2 puntos por partido que tuvo la pasada temporada con los Thunder como tercera opción ofensiva tras el base Russell Westbrook y el alero Paul George es la mejor demostración de su clase.

El propio Anthony, 10 veces seleccionado para el Partido de las Estrellas, también ha manifestado a su en torno más cercano que su meta no es otra que jugar la próxima temporada con los Rockets, aunque también tiene una oferta en firme de los Heat de Miami.

Un exjugador de los Rockets que definió su futuro de cara a la próxima temporada fue Michael Beasley que firmó por una temporada y 3,5 millones de dólares con Los Ángeles Lakers.

Beasley se convierte en otro jugador más de apoyo que llega para trabajar al lado de la nueva figura de los Lakers, el alero estrella LeBron James, con quien ya jugó en los Heat durante la temporada del 2013-14.

James no ha ocultado nunca que es un admirador del juego de Beasley y los directivos de los Lakers, como ya han confirmado públicamente, antes de cerrar un contrato lo consultan con su estrella para que dé la luz verde.

Beasley, de 29 años, realizó una impresionante temporada de recuperación con los Knicks de Nueva York, equipo con el que jugó 74 partidos y logró unos promedios de 13,2 puntos y 5,6 rebotes; un 50 por ciento de acierto en los tiros de campo y el 40 desde fuera del perímetro.

El nuevo fichaje de los Lakers fue seleccionado por los Heat con el número dos en el sorteo universitario del 2008 y desde que llegó a la NBA tiene promedios de 12,7 puntos y 4,8 rebotes.

Sin embargo, a pesar de los fichajes que los Lakers han realizado con la incorporación de Beasley, el escolta Lance Stephenson, el pívot JaVale McGee y el base Rajon Rondo, un artículo publicado por el “Bleacher Report” revela que el equipo de Los Ángeles Lakers que va a liderar James sigue sin convencer a los ejecutivos de la Conferencia Oeste.

La mayoría no cree que James y las nuevas adquisiciones puedan llevar a los Lakers a conseguir un título de liga e inclusive algunos hasta cuestionan que puedan disputar los playoffs.

Otro jugador que concretó su futuro fue el base Yogi Ferrell, quien a pesar de haber llegado a un acuerdo el jueves para seguir con los Mavericks de Dallas por dos temporadas y 5,3 millones de dólares, cambió de parecer y aceptó la oferta de dos años y 6,2 millones de dólares que le ofrecieron los Kings de Sacramento.

Ferrell, de 25 años, desde que llegó hace dos temporadas a la NBA, tiene promedios de 10,2 puntos; 2,9 asistencias y 2,8 rebotes.

El gerente general de los Kings, el serbio Vlade Divac, convenció a su compatriota el ala-pívot Nemanja Bjelica para que desistiese de jugar la próxima temporada en Europa y firmase con el equipo de Sacramento un contrato por tres temporadas y 20,5 millones de dólares, sin que el tercer año esté garantizado.

Por su parte, los Celtics de Boston lograron la continuidad del base-escolta Marcus Smart, un gran especialista en juego defensivo, al darle un contrato de cuatro años y 52 millones de dólares.

Mientras que el ala-pívot Jabari Parker llegó a los Bulls de Chicago por dos temporadas y 40 millones de dólares

AGENCIA  EFE