Mi Ventana Óptica La Verdad que libera

Por Alejandro Almánzar

Pronto llegará el día, en que por fin, sabremos “somos menos adultos de lo que pensamos, aunque tengamos 90 años de edad, y menos niños, aunque sólo contemos 10 años de existencia terrenal, y que el último nacimiento no determina nuestra edad espiritual”.

 

Descubriremos, que sólo son conceptos de mentes retrogradas, que desde la época del oscurantismo, conocida como “Edad Media, cuando todo fue quemado y borrado, persiguen continuar disminuyendo nuestro gran Ser.

 

En que términos, con los que hoy nos enmarcan intelectuales de la oscuridad, en combinación con teólogos y filósofos, tendrán que ser revisados y actualizados, para dejar de considerarnos seres inferiores, a merced de falsos dioses.

 

Por ejemplo, “Niño y Anciano”. ¿Quién es niño? Alguien que todavía no alcanza la adolescencia. El anciano, ¿Quién es? Persona que ya agotó su capacidad productiva, y de generar ideas, por la acumulación de años.

 

¿Por qué estos deberán ser corregidos? Sencillo, conocemos niños de 60 años, y a ancianos de 8 y 10 años. Muerte, ¿Qué es esto? Proceso mediante el cual la “Persona” deja de existir. Pero ¿Es el Ser una persona física, o la Energía que se muestra a través de ésta?

 

Del cuerpo sabemos, es un andamiaje de Materia, que el espíritu usa para seguir su desarrollo en cualquier plano que haya escogido nacer. El mundo habrá despertado, cuando la humanidad sea educada sobre Nacer y Morir, porque si para existir la oscuridad, debe desaparecer la luz, así la muerte es el medio para volver a la vida, y continuar su paso evolutivo.

 

Como que la semilla no muere, porque germine para dar nuevos frutos. Porque la Luz supera a la Oscuridad, ya médicos ingleses, están proponiendo que escuelas, colegios, liceos y universidades nos enseñen a “morir”, para que esta sea asimilada como la vía de renovar una materia que ya no sirve al propósito de nuestro Espíritu.

 

Algunos preguntarán, si un niño, podría “morir” porque ya ese templo no le sirve para su evolución, y a ellos les digo, “el Alma es más inteligente de lo que pensamos”, y ella decide permanecer o marcharse de un templo vivo, sin importar edad terrenal.

 

Quienes por millones de años se alimentan con la ignorancia de los pueblos, tendrán que comerse sus manipulaciones, pues seguiremos avanzando en busca del objetivo para lo que vinimos al mundo, porque si no se trata de un Dios caprichoso, todos tenemos una misión a cumplir, sin importar en cuantas reencarnaciones lo hagamos.

 

Riqueza, es otro de esos elementos que deberá ser corregido, pues igualmente conozco a ricos, muy pobres, y viceversa. Pero es que mientras más densa es la tiniebla, mejor para los planes de quienes han vivido de mantenernos vendados.

 

Pero es responsabilidad nuestra, escudriñar las “escrituras” que decía Jesús, no aquellas que nos atrapan entre la confusión y la frustración. Todo está escrito y sólo tenemos que leerlo, y asimilar el mensaje que hombres de mentes preclaras, bien intencionados y corazones limpios nos han legado para el despertar.

 

Como si el gusano prefiriera vivir arrastrándose, en lugar de responder a la Crisálida, para convertirse en majestuosa Mariposa que juguetea con el viento. El mundo entero está soñando, diría Gautama el Buddha, pero encontrar la Verdad que libera debe ser la meta de todos.

 

alex15958@hotmail.com

Twitter, @alexalma09