Plan de regulación de migrantes en Chile concluye con más de 155.000 inscritos

SANTIAGO DE CHILE. Un total de 155.707 migrantes, la mayoría de Haití, se acogieron a un plan de regulación en Chile los últimos tres meses, una cifra menor a la que esperaban las autoridades, informó este miércoles el presidente Sebastián Piñera.

El programa, que comenzó en abril y concluyó el lunes pasado, se desarrolló bajo una gran expectativa de los migrantes que colmaron los centros establecidos por el gobierno para realizar el proceso de regulación, delineado en respuesta al arribo a Chile de un millón de extranjeros en los últimos cuatro años.

“Este proceso concluyó el día lunes recién pasado. Entre el 23 de abril y el 23 de julio -90 días- se inscribieron en total 155.707 personas buscando regularizar su situación en nuestro país”, dijo Piñera, en declaraciones durante la inauguración de una nueva oficina migratoria en Santiago.

La cifra entregada por el mandatario, es sin embargo, menor a los 200.000 migrantes que el gobierno esperaba durante este periodo de gracia.

En tanto, en el mismo periodo, otros 108.550 extranjeros solicitaron visas por canales regulares, indicó un comunicado oficial.

Hasta julio pasado, los haitianos lideraban el número de migrantes arribados a Chile con cerca de 50.000, seguidos por venezolanos, peruanos, colombianos y bolivianos, quienes se han establecido mayormente en Santiago, la capital chilena con cerca de 7 millones de habitantes.

Chile también implementó en junio una visa especial de reunificación familiar para ciudadanos haitianos que estén con situación regular en el páis, la cual les permitirá trasladar a su familia a este país.

En junio pasado, el gobierno de Piñera entregó 3.000 visas y documentos de identificación a los primeros extranjeros que se acogieron al plan regulatorio.

A este programa no podían acceder aquellos extranjeros que tuvieran antecedentes penales o que cumplieron penas carcelarias. Piñera estimó que unos 2.000 migrantes en esa situación serían expulsados de Chile hasta el fin de año.

“De aquí en adelante, todos tenemos que tener en claro que los tiempos de la inmigración ilegal ya han quedado atrás”, afirmó el mandatario, quien defendió “el derecho” de los países a expulsar a extranjeros irregulares o que hayan cometido delitos.

Durante su primer gobierno (2010-2014) Piñera cerró acuerdos con Perú, Bolivia y Colombia para que sus ciudadanos presos en Chile puedan cumplir sus penas en sus países.

AGENCIA  AFP