Uribe recusa a magistrado de la Corte Suprema y elevará queja a la CIDH

RIONEGRO,Colombia. El expresidente colombiano Álvaro Uribe anunció hoy que recusará a uno de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia que le citó a indagatoria por un caso de presunto soborno y fraude procesal y que acudirá a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por la actuación en su contra.

En una extensa rueda de prensa en la puerta de su residencia en Rionegro, cerca de Medellín, Uribe explicó que uno de los magistrados, José Luis Barceló, “ha venido actuando a través de (la investigadora) Sandra Yepes”, una mujer que considera “sesgada” en su contra.

“No habría necesidad de recusarlo, deberían declararse impedidos, una cosa de esas en otro país lleva a un magistrado a renunciar a la Corte”, afirmó Uribe, quien agregó que elevará su queja por el caso ante la CIDH “rápidamente”.

Por su parte, Jaime Granados, uno de los abogados de Uribe, detalló que ya han presentado el documento para recusar a la sala segunda de instrucción de la Corte Suprema de Justicia, puesto que consideran que “han afectado el derecho a la defensa” al expresidente.

En este sentido, subrayó que en dos ocasiones solicitaron que les dijeran “si era verdad que (Uribe) estaba siendo investigado” a lo que en una ocasión la Corte respondió que no era cierto y la segunda vez no respondió.

Finalmente, Granados subrayó que han sabido que “diferentes periodistas han tenido acceso a material probatorio de este proceso cuando no existían defensas”, lo que en su opinión, “impide” a Uribe defenderse y “le hacen ver culpable de actos que no ha cometido”.

Uribe, que fue presidente entre 2002 y 2010, fue citado por la Corte Suprema como parte de un proceso que se le sigue por presunta manipulación de testigos en el que está enfrentado al también senador Iván Cepeda, del partido de izquierdas Polo Democrático Alternativo (PDA).

El pasado 17 de febrero, la Corte Suprema pidió investigar a Uribe por una posible participación en la manipulación de testigos en el caso contra Cepeda.

Todo se remonta al 2012, cuando Uribe denunció a Cepeda por el presunto uso de falsos testigos al acusarlo de buscar a exparamilitares en las cárceles y convencerlos de que declaran en su contra.

Con esos testimonios, Cepeda vinculaba a Uribe con grupos paramilitares en su natal departamento de Antioquia (noroeste).

Tras conocerse el caso, el pasado martes 24 Uribe renunció a su escaño en el Senado para el que fue reelegido el 11 de marzo con 875.554 sufragios, la votación más alta en la historia de Colombia y que asumió el pasado 20 de julio.

Acerca de su renuncia, Uribe destacó que no es una decisión “que haya tomado o vaya a tomar” para “eludir la competencia de la corte en el conocimiento del tema”.

El expresidente también aseguró que no ha pensado en “más alternativa que dar la batalla jurídica y ante la opinión pública” y reiteró que va a “combatir la infamia desde la libertad o desde la cárcel”.

Por su parte, el representante a la cámara Álvaro Hernán Prada, miembro del Centro Democrático como el expresidente Uribe y citado por la Corte por el mismo caso, presentó unas conversaciones con Carlos López, alias “Caliche”, un hombre cercano al exparamilitar Juan Guillermo Monsalve, testigo clave en el caso.

Según Prada, esas conversaciones muestran que fue “Caliche” quien se acercó a él con el objetivo de plantearle una retractación de Monsalve en sus acusaciones contra el expresidente y su hermano Santiago Uribe, preso por presuntos vínculos con paramilitares.

AGENCIA   EFE