El Salvador pide a EEUU que respete decisión de abrir relaciones con China

SAN SALVADOR. El portavoz del Gobierno de El Salvador, Roberto Lorenzana, pidió hoy a EE.UU., ante el llamado a consultas de su embajadora, que respete la decisión del país centroamericano de iniciar relaciones diplomáticas con China.

“Somos respetuosos de los procesos diplomáticos que cada país tiene y no tenemos nada que objetar por esas consultas, lo único que pedimos es que también nuestras decisiones sean respetadas”, sostuvo Lorenzana en una entrevista con el canal estatal de televisión.

El Departamento de Estado de EE.UU. llamó el viernes a consultas en Washington a la embajadora Jean Manes, al igual que los representantes en República Dominicana y Panamá, con el fin de evaluar la decisión de esos países de romper sus relaciones con Taiwán a favor de un mejor intercambio con China.

La portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Heather Nauert, informó en un comunicado de la decisión de su Gobierno, aliado de Taiwán, un territorio que Pekín considera una provincia rebelde.

Nauert indicó que EE.UU. ha determinado que es necesario llamar a consultas a sus representantes diplomáticos por las “recientes decisiones de dejar de reconocer a Taiwán”.

“Nosotros no hemos hecho más que tomar una decisión que el mismo Gobierno de los Estados Unidos tomó hace 40 años, nuestra decisión de abrir relaciones con China se hizo en las mismas condiciones como lo hizo EE.UU.”, subrayó Lorenzana, que destacó que el país norteamericano “no tiene relaciones con Taiwán”.

Lorenzana señaló que “llama poderosamente la atención” que Estados Unidos no llamó a consultas a su representante diplomático en Costa Rica, que restableció lazos con China en 2007.

“Creo que tiene que ver con que Costa Rica estableció relaciones con China antes del inicio de esta gestión presidencial en EE.UU.” y “estos otros tres países establecemos relaciones en la gestión del presidente Trump”, acotó el portavoz salvadoreño, quien añadió que “no es lo mismo cometer un pecado antes que cometerlo hoy”.

El funcionario salvadoreño también señaló que la continuidad del plan Alianza por la Prosperidad, implementado en el Triángulo Norte de Centroamérica y financiado en parte por EE.UU., mediante el uso de recursos propios.

“Es un programa pactado por los tres países, Guatemala, Honduras y El Salvador, y en el caso nuestro la financiación está asegurada mayoritariamente por los recursos del Presupuesto General”, por lo que el “programa puede caminar, tiene sus propios pies”, acotó Lorenzana.

La Alianza por la Prosperidad se acordó entre el llamado Triángulo Norte de Centroamérica y Estados Unidos en 2014, tras la llegada masiva de miles de menores migrantes no acompañados al país norteamericano.

El plan, que busca frenar la migración irregular, fue financiado inicialmente por el Gobierno de Barack Obama (2009-2017) con unos 1.300 millones de dólares.

El Salvador rompió en agosto relaciones diplomáticas con Taiwán, que era uno los principales cooperantes con el país centroamericano en áreas de tecnología, salud, agricultura y educación.

Este país fue el último en unirse a una tendencia iniciada por otras naciones que han decidido estrechar lazos con China en detrimento de Taiwán, como República Dominicana, que lo hizo en mayo pasado, Panamá en junio de 2017, o Santo Tomé y Príncipe, en diciembre de 2016.

 

AGENCIA   EFE