Pamela

Por Fernando A. De León

  En principio quise resistirme, pero esto hay que contarlo. “No hay nada de comer aquí”, me escribió Pamela, la menor de mis dos hijos, en un mensaje de texto que todavía conservo en mi teléfono.

 

Paradójicamente, aunque ocurre con otros dominicanos, podría afirmar que si Pamela hubiese nacido en República Dominicana, aun siendo hija de un simple periodista, no estaría atravesando por esas necesidades. Esto, aunque se nos mal defina como ‘diáspora’ sin haber sido expulsados del país. Pero las inequidades y exclusiones de las desacertadas políticas públicas, así como los abusos empresariales, nos obligó a emigrar.

 

Pamela, nacida en Harlem y  madre soltera, con dos criaturas, se parece mucho a su padre.  Muy a pesar de la defensa de sus derechos, no obtiene dinero por vías de marrullas, malas artes y otras ilicitudes. Ella pertenece a un segmento que si devengan hasta 20 mil dólares al año, casi son pobres de solemnidad. Reside en un complejo de viviendas de los denominados proyectos en el que, cual si fueran guetos, hay cientos de migrantes, entre ellos: latinos, asiáticos, afroamericanos y otros neoyorquinos de escasos recursos económicos.

 

Aún con sus precariedades, si se la compara con hijos de padres de escasos recursos económicos de República Dominicana, irónicamente, pertenece a una clase media privilegiada. Tiene asistencia médica, recibe los servicios de energía eléctrica, agua potable y otros.  En estos servicios se encuadra el privilegio, porque hasta personas solventes económicamente en nuestro país, tienen serias deficiencias en cuanto a la dispensa de estos derechos.

 

 Pero hay más, aún con una crítica situación económica, su progenitor hace malabares para cubrir algunas de sus necesidades. Pamela, que sólo tiene el grado de High School (bachillerato), tiene la oportunidad de superarse.  Porque contrario a lo que acontece en el terruño de sus padres, si aquí nació pobre, no necesariamente debe morir pobre.

     El autor es periodista, miembro del CDP en Nueva York, donde reside.