Industria periodística tiene el reto de mejorar formación de sus activos

SANTO DOMINGO. En las plantillas de decenas de medios digitales e impresos –globales y regionales– como Diario Libre de República Dominicana, O Estado de Sao Paulo (Brasil), El Universal de Venezuela, Expreso de Ecuador y Marca de España, hay huellas de Javier Errea Múgica, un periodista y diseñador que ha trascendido por la sagacidad y la agudeza conceptual de sus proyectos editoriales.

Su experiencia, a la que se agrega su desempeño como docente universitario, le ha permitido palpar la evolución de la industria mediática en sus dos formatos clásicos, impreso y digital, en la diversidad de sus matices y contextos.

Errea estuvo en el país la semana pasada y DL aprovechó su estadía para conversar con él sobre la situación actual de los medios a nivel global y local, y conocer qué busca el lector de hoy en el print y en la web, hacia dónde se mueven las audiencias y sobre el principal desafío de la industria periodística dominicana.

La entrevista

DL: ¿Hacia dónde se mueven los dos formatos clásicos del periodismo?

JE: Todo cambia tan rápido que yo diría que en el mundo digital todavía estamos balbuciendo, casi como en la prehistoria, y lo que hoy damos por sentado inmediatamente descubrimos, al cabo de un año o dos años, que se quedó atrás. No me atrevería a decir hacia dónde vamos… sí que vamos hacia un modelo donde lo audiovisual es lo que domina, y donde la facilidad de navegación y la intuición se imponen. El soporte impreso habrá de completar, con relatos extendidos y especializados, los contenidos que les brindamos en el digital.

DL: ¿Cuáles son los atributos visuales/conceptuales que predominan en el diseño de las nuevas plataformas?

JE: Yo diría que una de las normas, reglas o referencias del mundo digital es la reticularidad, la organización de todos los contenidos de una manera muy reglada, muy reticular. De manera que, en cualquier soporte donde uno consuma la información, puede organizarla fácilmente. Y creo que hay muchos sitios clónicos y mucha imitación porque la eficacia se impone a la personalidad gráfica. Este es un tema que a mí me preocupa como diseñador y periodista, creo que estamos perdiendo señas de identidad en beneficio de la eficacia.

DL: ¿Y qué decir sobre la influencia de éstos cambios?

JE: Bueno, yo creo que estamos yendo de la mano con lo que están haciendo los grandes protagonistas en otros países. Lo que hace el New York Times, lo que hace The Guardian en el Reino Unido… sería ingenuo pensar que no estamos mirando de reojo lo que hacen ellos. He dicho antes que hay un margen de desarrollo gigantesco y ese margen va a venir determinado por la implantación de herramientas que ahora mismo en el país todavía no se ven extendidas, como lo que es el vídeo 360, la realidad aumentada, que ahora mismo hace furor en determinados medios, la realidad virtual…

DL: A pesar de los avances que exhiben los medios digitales, la industria aún trabaja con el print. ¿Qué busca el lector de hoy en el print?

JE: Esta es una pregunta muy interesante porque yo he defendido ardorosamente los soportes impresos. Soy de los que todavía cree en la validez y en el futuro del impreso siempre y cuando sepamos para qué sirve.

El soporte impreso tiene ventajas que convendría no perder de vista. Una es el poder tocar las cosas. Una cosa tan tonta, tan sencilla como esa, tiene un valor extraordinario. Y en un mundo digital creo que será cada vez más importante porque concede una sensación de pertenencia y de exclusividad que las web no tiene. La masividad, lo etéreo del mundo digital se convierte en una cosa muy concreta que le da un valor añadido a lo impreso.

Como he dicho anteriormente, el reto del print es buscar unas audiencias más exclusivas, contenido más exclusivos y renunciar claramente a la masividad. El lector del impreso busca relatos mucho más trabajados, porque esa lentitud, esa serenidad que brinda el formato, lo convierten en una joya, y como tal, hay que cuidarla. Estimo que a largo plazo costará mucho.

Quien pretenda pensar o aspirar a que el soporte impreso sea el masivo, apoyado por el digital, está totalmente equivocado. Es todo lo contrario. Empecemos a verlo hoy.

DL: ¿Cuál es el reto del contexto para la industria periodística dominicana?

JE: La labor periodística es imprescindible en cualquier país democrático y más si las estructuras de esa democracia no están lo suficientemente sólidas. Desde mi perspectiva, el principal reto de la industria periodística dominicana es la formación profesional de sus activos.

POR Jorge Pérez Orsini