fbpx

Conferencia Católica de Nueva York respalda ley de reforma al confinamiento solitario

Por Freddy P. Galarza
New York.- La Conferencia Católica de Nueva York, anunció su respaldo a la ley de reforma al confinamiento solitario a largo plazo, precisando que los expertos en derechos humanos y civiles coinciden en que es una forma de tortura .
“ Aplaudimos a los auspiciadores de esta propuesta de ley, como al asambleísta estatal Jeffrion Aubry y el senador estatal Luis Sepúlveda, por su persistencia en aprobar esta reforma necesaria e instamos a su rápida aprobación por la legislatura” señala .
Manifiesta en un comunicado que el acta de “ Alternativas Humanas al Confinamiento Solitario a Largo Plazo” limitaría el tiempo en que un prisionero puede pasar en confinamiento solitario, terminaría con este y crearía alternativas más humanas y efectivas.
Exponen que el propio delegado de las Naciones Unidas para Asuntos de Torturas ha denunciado el encarcelamiento solitario que supera los 15 días “ hay demasiadas personas en confinamiento aislado, desproporcionadamente de color” .
Añade la entidad que representa a las iglesias católica del estado que en un día común, hay casi 3,000 personas en confinamiento solitario en las prisiones de Nueva York, encerradas en celdas de concreto de 6-por-10 pies, durante 23 horas al día.
Explica que en el 2000, la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos anunció su oposición al uso de celdas de aislamiento, y en el año 2014, el Papa Francisco declaró que “ una forma de tortura es el confinamiento en prisiones de alta seguridad donde la falta de estímulos sensoriales, la imposibilidad total y la falta de contacto con otros seres humanos que inducen el sufrimiento mental y físico, como paranoia, ansiedad, depresión, pérdida de peso y aumentan la tendencia suicida”.
Resalta la Conferencia Católica de Nueva York, que ha apoyado el acuerdo de Febrero del 2015, entre la Unión de Libertades Civiles (NYCLU) y el Departamento de Correción y Supervisión Comunitaria del Estado, donde se acordó comenzar de inmediato a retirar a las reclusas embarazadas y con discapacidad mental del encarcelamiento solitario.
Sin embargo, señala que desafortunadamente, sigue habiendo un uso significativo del régimen de aislamiento en el sistema penitenciario del estado y como escribió el Obispo Scharfenberger “ Aún se debe hacer más para acabar con el uso del régimen de aislamiento aquí en Nueva York”.