fbpx

Amarante Baret dice Ley del Régimen Electoral representa un importante avance institucional

ESPACIO DE PRENSA, SANTO DOMINGO, RD.-Carlos Amarante Baret, miembro del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana, dijo que la Ley de Régimen Electoral aprobada en el Congreso Nacional y que solo espera los trámites para su promulgación por el presidente de la República, contempla avances significativos para el ejercicio transparente de las campañas políticas en la República Dominicana.

Amarante Baret declaró que el país necesita de avances institucionales que les pongan ciertos límites a las actividades muchas veces desbordadas de personas e intereses que se mueven desde la oscuridad y que pretenden usar las vías políticas para ganar poder en sus actividades ilícitas.

“Hay que transparentar cada día más el ejercicio de la  política. Siento que en ese sentido la Ley es un avance”, recalcó Amarante  Baret, entrevistado en el programa El Sol de la Mañana, reseñado en un reporte de la Secretaría de Comunicaciones  del PLD.

Sin embargo, acotó que el hecho de ser una ley orgánica que requiere las dos terceras partes para ser aprobada, conlleva un retroceso en materia del derecho a la participación política de la mujer dominicana.

“En mi propuesta desde el primer día he dicho que la mujer forma parte esencial de nuestra visión política en términos de lograr que pueda participar cada día mas no solo en los asuntos civiles, y sociales sino en la actividad políticas que es donde se toman las decisiones que afectan a la vida de millones de personas”, expuso el dirigente político.

Criticó igualmente que ese retroceso está vigente en la Ley de Partidos, Movimientos y Agrupaciones Políticas que estableció un 40 por ciento como cuota en la boleta congresional y que en la Ley de Régimen Electoral se consigna una cuota mínima de 40 por ciento y no mayor de 60%.

Carlos Amarante Baret  manifestó que en la reunión sostenida con sus compañeros  aspirantes a la nominación presidencial del PLD quedó definido la unidad y la renovación del Partido,  tal y como debe ser el espíritu de todo hombre y mujer que ame ese partido.