fbpx

Una terquedad llamada “Aliancismo”

Por Wellington Martínez
      Coordinador Organización Dirección Nacional de ALPAIS.
El sistema político dominicano tiene 60 años manipulando al Estado en manos de tres colores partidistas (rojo, blanco y morado), los tres tradicionales han gobernado el país en más de tres ocasiones cada uno, haciendo del presupuesto público un botín de guerra, enriqueciendo grupitos al tiempo que empobrece aceleradamente a millones de dominicanos y compromete su calidad de vida.
En medio de tal desastre, un abogado terco en sus convicciones, indoblegable en su firmeza e intachable en su conducta llamado Guillermo Moreno, ha logrado impregnar su terquedad a unos miles de dominicanos y dominicanas que distribuidos en todo el territorio del país  y de dominicanos en el exterior practican el Aliancismo.
Ante tal terquedad, de pensar que la política se puede hacer de manera honesta, soñar con que la corrupción se puede enfrentar, que la impunidad se puede vencer y que la política se puede hacer sin comprar conciencias y para el bienestar colectivo, el sistema político tradicional (morado, blancos y rojos), específicamente la cúpula de esos partidos, contrario a los anhelos de sus bases, ha inventando cuántas legislaciones sean necesarias, descalificaciones, invisibilización, traiciones perversas para erradicar o vencer esa molestosa tendencia del pueblo llamada Aliancismo.
La terquedad aliancista avanza, CRECE y se Fortalece, poniendo en jaque al tradicionalismo político, y navegando con honestidad ante un electorado acostumbrado a las dádivas de las cúpulas tradicionales, y predicando al pueblo que el momento de pensar en colectivo y vencer el atraso ha llegado. Los aliancistas pregonan diariamente que ha llegado el gran momento de sacar a los corruptos del poder, a esos que tienen 60 años enriqueciendose del dinero público.
Por eso vemos diariamente a los tercos verdes de Alianza País caminando horas entre las casas y los barrios, visitando a los pequeños comerciantes, conversando con líderes comunitarios fomentando que pensemos más en el país y nos quitemos de la mente los colores tradicionales que nos han sumergido en la pobreza, va ganando terreno el Aliancismo, y se prepara para recibir los nuevos ataques del tradicionalismo político que rechaza esa actitud beligerante de los aliancistas.
Alianza País avanza y CRECE la esperanza