fbpx

EEUU tiene una obligación moral de poner freno a “fuerzas hostiles”, según Pompeo

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, continuó hoy con su visita a Oriente Medio -que incluye Israel, Jerusalén Oriental, Líbano y Kuwait- con un encuentro con el presidente israelí, Reuvén Rivlin, al que aseguró que Washington tiene una “obligación moral” de enfrentarse a las fuerzas hostiles.

“Señor presidente, estoy seguro de que sabe que Israel no tiene mejor amigo que los Estados Unidos. No son simples palabras, es lo que hacemos en el día a día, para beneficio de ambos”, le dijo antes de reunirse esta mañana en la residencia presidencial.

“EE.UU. tiene la obligación moral y política de impedir que fuerzas hostiles erosionen la estabilidad regional, y eso es lo que haremos”, prometió.

Rivlin, le dio la bienvenida al país, donde llegó ayer, y manifestó que los israelíes “valoran el fuerte apoyo” que reciben de Estados Unidos, según un comunicado de su oficina.

“EE.UU. es el aliado estratégico más importante de Israel y apreciamos profundamente lo que hacéis por la seguridad del país y la región. Nuestros países son aliados y creo que opinamos igual sobre los retos y las oportunidades en nuestra región”, le señaló.

También le pidió que transmitiese al presidente Donald Trump su agradecimiento por el traslado a Jerusalén de la Embajada estadounidense, que antes estaba en Tel Aviv.

Ambos hablaron sobre diversos retos regionales, en particular en la frontera norte de Israel, sobre la acumulación de fuerzas iraníes en Siria y el Líbano y el apoyo de Teherán a Hamás en Gaza y a Hizbulá en el Líbano, señaló un comunicado de Presidencia.

Tras su encuentro con Rivlin, Pompeo, acompañado de su esposa Susan, visitó la sede de la embajada estadounidense en Jerusalén, la primera en años en instalarse en la ciudad, cuya parte este está ocupada a los palestinos desde 1967 y que fue anexionada por Israel en 1980, en una decisión no reconocida por la comunidad internacional.

Poco más tarde ambos hicieron la protocolaria visita al Museo del Holocausto (Yad Vashem), donde hicieron una ofrenda floral en la Sala del Recuerdo, en honor de los más de seis millones de judíos asesinados por el nazismo.

Esta tarde Pompeo participará en una recepción del embajador estadounidense, David Friedman, antes de visitar en la Ciudad Vieja, en territorio ocupado, el Santo Sepulcro y el Muro de las Lamentaciones, así como un túnel adyacente, estos últimos acompañado por el primer ministro, Benjamín Netanyahu, con quien mantendrá esta noche una cena de trabajo.

 

AGENCIA  EFE