fbpx

Pompeo visita Rusia para hablar de Maduro y la crisis nuclear iraní

Moscú.- El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, llegará este martes a Rusia en su primera visita en el cargo para hablar sobre todo de la tensión en Venezuela, donde ambos países ocupan posturas opuestas, y el agravamiento de la crisis nuclear iraní.

“Habitualmente, los tratos son cosa de (el presidente de EEUU, Donald) Trump”, comentó Serguéi Lavrov, el ministro de Exteriores ruso, en vísperas de la visita.

Lavrov, que recibirá a Pompeo en el balneario de Sochi, en el mar Negro, descartaba de esta forma un posible acuerdo bajo mesa con Washington sobre el futuro del Gobierno venezolano de Nicolás Maduro.

De hecho, Lavrov ya se lo dejó bien claro a Pompeo en la reunión preparatoria que ambos mantuvieron recientemente en Finlandia: Moscú se opone a una hipotética intervención militar en Venezuela para derrocar a Maduro, operación que -advirtió- sería “catastrófica” e “injustificada”.

Según la prensa, Pompeo, que espera reunirse en Sochi también con el jefe del Kremlin, Vladímir Putin, intentará conocer hasta dónde estaría dispuesta a llegar Rusia para defender al presidente venezolano y sus propios intereses económicos en el país latinoamericano.

EEUU respalda al líder opositor y jefe del Parlamento, Juan Guaidó, que ha sido reconocido como presidente interino del país por más de cincuenta naciones, y Pompeo ha admitido que “la acción militar es posible”.

Uno de los obstáculos para dicha operación es la presencia en el país de especialistas militares rusos, cuya cifra podría aumentar próximamente, según explicó en Moscú el canciller venezolano, Jorge Arreaza.

Trump aseguró tras conversar por teléfono con Putin que éste le había dicho que no intervendría en Venezuela, pero sus asesores y el Departamento de Estado no lo tienen tan claro.

Pompeo reiterará nuestra preocupación ante el papel de Rusia en Venezuela; nuestra postura es muy clara: apoyamos la democracia en Venezuela. Y rechazamos el apoyo de Putin a Maduro”, explicó un funcionario de alto rango del Departamento de Estado.

 

AGENCIA  EFE