fbpx

¡Qué vivan el Presidente y el Congreso!

Por Oscar López Reyes

            Como herencia colonial  española y de los tiranos y caudillos  Santana, Báez, Lilís, Trujillo, Balaguer, etc., el autoritarismo y el protagonismo siguen esparciendo los peores ejemplos, que son copiados por los jóvenes, y calcinando el sano  desarrollo democrático-institucional de la Nación. La cultura absolutista y corrupta-clientelar  nos hunde.

            Directivos del Colegio Dominicano de Periodistas (CDP) llevaron al Congreso un enclenque proyecto de colegiación, sin consultar a nadie. En tanto, el presidente Danilo Medina quiere forzar, contra vientos y mareas, una modificación constitucional, usando los resortes del poder, dizque porque está siendo discriminado. Busca así imitar a altos funcionarios públicos y presidentes de asociaciones particulares, que las conducen sin interrupción desde hace 20 y 30 años.

Ahora  las cuestionadas cámaras legislativas sancionan –sin escuchar a los más versados-,  una ley-adefesio para la protección de la imagen, honor e intimidad familiar vinculados a personas fallecidas y accidentadas.

Siempre he sugerido que a guardias, policías y agentes de seguridad privada hay que instruirlos para que no agredan a fotógrafos y camarógrafos cuando toman imágenes de  letreros externos de  empresas  u organismos estatales, señalando que no tienen autorización. Ellos no conocen que la Constitución establece, en su artículo 49, el libre acceso a la información y que, además, existe una ley sobre este tópico.

La democracia liberal o gobierno oligárquico político-empresarial  va en retroceso, o avanza poco. El Poder Ejecutivo promulgó la Ley 192-19, que exhorta a los  que se sientan agraviadas a someter a la Justicia a los que divulguen imágenes sin su autorización. ¡Valla perla!, ¿Tiene o no el Jefe de Estado asesores en materia de comunicación?

 El descrédito de legisladores no sólo es moral, por los sobornos y las auto-adjudicaciones pecuniarias, sino porque no oyen a sus comunidades, a las cuales se suponen que representan. ¿Por qué tantas leyes contradictorias y recursos de inconstitucionalidad? ¿Son escondidas las vistas públicas?

Hace más de un lustro, por iniciativa de Funglode,  representantes de la Sociedad de Diarios, encabezada por Rafael Molina Morillo;  el CDP, Adora, las agencias publicitarias, las escuelas de comunicación y especialistas durante más de un año discutimos, en reuniones y seminarios,  nuevas formulaciones comunicativas.

Se consensuó modificaciones a las leyes de expresión y difusión,  Libre acceso a la información y Telecomunicación, y  elaboraron estatutos sobre Audiovisual y espectáculos (sustituiría el Reglamento 824), Publicidad estatal, Publicidad privada, y tecnologías y redes sociales. El CDP trabajaría por la renovación de la Ley 10-91 sobre colegiación periodística.

            ¿Y qué ha pasado? Congresistas han presentado sus propios instrumentos, obviando las anteriores. La Ley 192-19 sobre derecho a la imagen está saturada de incongruencias, por lo que tendrá que ser examinada por el Tribunal Constitucional.