fbpx

¿Se suicidaría Leonel?

Por Fernando A. De León

 La política partidaria, en verdad, no es nuestro fuerte; pero a veces tenemos nuestros juicios sobre ciertos acontecimientos. Observando el conflicto de la República Dominicana, y las sempiternas contradicciones de Leonel Fernández, nos ha dado en pensar que este hombre sería capaz de suicidarse.

 

  La gente se suicida por diversos pesares y acontecimientos. Pero-, y no es lo que deseamos- si el presidente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), incurriera en esa deplorable decisión, la asumiría por no obtener en el 2020, la candidatura de la presidencia de la república.

 

  En otras palabras, si el expresidente peruano Alán García se suicidó  porque estuvo conminado a dar el frente a la justicia por imputaciones de corrupción en el caso Odebrecht; Leonel podría hacer lo mismo, si no obtiene el poder por nueva vez.

 

  Porque a Leonel, que admirábamos cuando en 1996 fue presidente y luego se desnudó tal como era en un país de impunidades; los casos de corrupción, lo tienen sin cuidado. Es por ello tal vez que persiste en a cómo de lugar, obtener el poder. 

 

  Y decimos esto último, porque si es capaz de decir que ama y respeta profundamente a los compañeros del partido que él preside durante las jornadas de lucha que ha protagonizado frente al Congreso Nacional, entonces si en circunstancias similares lo hiciera contra la oposición, sería capaz hasta de orquestar un golpe de estado.

 

  ¿Qué otras razones lo mueven como presidente de un partido en el poder a movilizarse de tal forma que no sea la oposición de que otro gobierne y que él quiera ser el próximo presidente? Y si como él dice todo lo hace por respeto a la Constitución de la República, entonces, ¿la Carta Magna sólo se viola cuando se pretende modificarla? De ser así, ¿Leonel nunca ha violado ninguno de los más de 70 artículos de la Ley de Leyes?

 

 Por último, acaba de decir que él se opone a que se modifique la Constitución de la República porque la mayoría del pueblo, en un 80 por ciento lo ha querido así, y eso es determinante. Es decir, que un político siempre distante del pueblo ahora viola las normas y disciplinas internas de su partido y es la población la soberana la que tiene la sartén por el mango.

 

 Hay que tener cuidado con los pasos que da Leonel; francamente luce agotado, y parece que su reingeniería política expiró. Distinto a la paciencia que exhibe Danilo Medina que ni se inmuta ante los actos de corrupción; el exmandatario luce desesperado.  Aunque no sea ahora mismo, Leonel,– es nuestro criterio- sería capaz de suicidarse si no es candidato presidencial en el 2020, y no obtuviera el solio presidencial que tanto lo atormenta.

 El autor es periodista, miembro del CDP en Nueva York, donde reside.