fbpx

Los socialistas españoles descartan un Gobierno de coalición con Podemos

MADRID.- Los socialistas españoles descartaron hoy volver a negociar un Gobierno de coalición con Unidas Podemos, después de que la formación de Pablo Iglesias rechazara el jueves una propuesta socialista que incluía una vicepresidencia y tres ministerios y provocara con su abstención el fracaso de la investidura de Pedro Sánchez.

“No hay vía en esa dirección, intentamos en serio el gobierno de coalición y Unidas Podemos le cerró el paso”, subrayó este viernes la vicepresidenta del Gobierno en funciones, la socialista Carmen Calvo, en rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consejo de Ministros.

Pero Sánchez no consiguió la confianza de la cámara en la primera votación del martes pasado ni en la posterior del jueves, cuando le hubieran bastado más síes que noes, pues fracasaron las negociaciones contra reloj para formar un gobierno de coalición con UP (42 diputados).

El rey no iniciará “por el momento” nuevas consultas con los partidos tras la investidura fallida del líder socialista y les da tiempo para comprobar, si más adelante, es posible proponer un candidato que cuente con los apoyos necesarios o, de lo contrario, se convocarían unas nuevas elecciones, informó hoy la Casa real española.

Si ningún candidato hubiera logrado la investidura como presidente del Gobierno el 23 de septiembre, los comicios quedarían convocados automáticamente para el 10 de noviembre próximo.

Calvo confirmó que Sánchez, que preside el Gobierno funciones, se reunió hoy con el rey para informarle del fracaso de la investidura y “reflexionar” sobre el encargo que le hizo el monarca, aunque en el marco de la normalidad de los despachos semanales entre ambos, según la vicepresidenta.

La portavoz parlamentaria de UP, Irene Montero, responsabilizó al PSOE de la investidura fallida e insistió en que su formación está “plenamente disponible para negociar en serio” una coalición de gobierno y desbloquear la situación al margen de “vetos”, “soberbias” y “amenazas”.

Aludía así a las resistencias, prisas, desconfianzas, tensiones, reproches y discrepancias profundas con que se sucedieron las conversaciones entre las dos fuerzas de izquierda, especialmente entre el martes y el miércoles, en torno a las competencias ministeriales que asumirían los miembros de Unidas Podemos.

La dirección de UP piensa que “hay tiempo por delante” para negociar con el Partido Socialista (PSOE) el gobierno de coalición y reafirma la “voluntad acuerdo”, recalcó Montero.

Calvo, sin embargo, acusó a UP de una posición “inamovible” por haberse opuesto y “cerrar la puerta” a una oferta socialista “razonable, equilibrada y posible” para formar un gobierno de coalición, que ha sido rechazado y “rechazado queda”, subrayó.

Pero la vicepresidenta del Gobierno español matizó que Sánchez va a seguir trabajando con todos los demás líderes políticos para que pueda haber un Gobierno “antes de que sean inevitables las elecciones”, para conseguir la investidura y la gobernabilidad.

Calvó apuntó a explorar otras posibilidades, y citó el caso de los gobiernos socialdemócratas portugués y danés, que gobiernan en solitario con apoyos parlamentarios externos y políticas acordadas con otros partidos.

“Esas fórmulas pueden estar abiertas; la coalición de gobierno, no”, insistió.

Calvo se refirió también a la “responsabilidad” de los opositores Partido Popular (PP, conservador) y Ciudadanos (liberal) para evitar la repetición de las elecciones parlamentarias.

Esa “responsabilidad” consistiría en que esos dos partidos facilitaran la formación de un Gobierno dirigido por Sánchez absteniéndose en la votación de investidura.

Tanto PP como Ciudadanos se refirmaron hasta ahora en no abstenerse en ningún caso y votar contra la investidura de Sánchez con el argumento de que ya eligió a sus “socios”: la izquierda y los independentistas catalanes y vascos.

Hoy mismo, el presidente del PP, Pablo Casado, volvió a rechazar que su grupo parlamentario pueda abstenerse en una posible segunda sesión de investidura de Sánchez, si fuera propuesto candidato de nuevo, tal vez en septiembre.

El líder conservador pidió a Sánchez que no haga responsable al resto de partidos de una situación que “él ha creado” al acudir a una investidura sin los apoyos cerrados y perderla.

 

AGENCIA  EFE