fbpx

Ganó Gonzalo

Por: Jankarlos Núñez

Se habían registrado en República Dominicana fenómenos electorales diversos, tal es el caso de Leonel Fernández en el 1996, y en el mismo año; Peña Gómez; cuya fuerza electoral estuvo cimentada en la consolidación de su histórico liderazgo. Otras experiencias similares vivimos con Hipólito Mejía en el 2000, Danilo Medina en el 2012 y más adelante en el 2016 donde obtuvo un 63% de los votos.

Podrìamos situar, aunque con características distintas, a Luis Abinader, entre esta categoría, pues en el 2016 obtuvo un 35% , frente a un partido en el poder, y al presidente más popular y mejor valorado de América, lo que significa una verdadera proeza.

Todas estas odiseas electorales obedecen a circunstancias y momentos específicos. El caso Leonel 1996: Balaguer quiso cerrar “el camino malo” y dio paso a la conformación del Frente Patriótico. El de Luís Abinader, erigió sobre el orgullo de un partido (el PRD) que después de sufrir una crisis durante varios años se dividió en dos partes. Siendo la parte mayoritaria liderada por Abinader e Hipólito Mejía; la que se sintió traicionada y más tarde tomó el nombre de PRM.

Lo que acontece con Gonzalo Castillo, da paso a un momento inédito en la historia de la política dominicana. El 1 de agosto anunció su precandidatura. Fue el último en hacerlo entre el grupo de los delfines de Danilo. Al ser la noticia más reciente y el ministro mejor valorado en los dos períodos de gobierno del Presidente Medina; en a penas dos semanas, marcaba puntero en todas las mediciones. Esto entre otras cosas, obligó a dos de los competidores a abandonar la contienda. Gonzalo terminó venciendo en la competición. Los resultados: mucho a poco.

Hoy se habla de una gonzalomanía, que cobra matices históricos, pues sería el primer precandidato que resultara ganador entre ocho competidores de la facción danilista, el primero que vence a Leonel Fernández en unas primarias, el primero en cursar la precandidatura más corta en la historia del PLD, el segundo en vencer a Abinader Y el primer presidente barahonero.

Gonzalo ganó de cualquier manera. No importa el resultado de las primarias. Pues la mencionada gonzalomanía y los resultados de las últimas encuestas que dan a Gonzalo arriba, ha convertido en iracundos desaforados, a los leonelistas, que sin lugar a dudas, una ves perdidos, intentarían reeditar en todo el país, el bochornoso desatino que protagonizaron frente al congreso en junio pasado.

Leonel tiene posibilidades mínimas de salir “con vida” de este embrollo, el proceso lo engullirá para siempre. Pero si por mano al diablo, resultara airoso, de igual manera Gonzalo resultaría ganancioso. Pues quedaría indefectiblemente muy bien posicionado para el período 24 – 28. Donde sólo su maestro Danilo Medina, podría impedir que se convirtiera en presidente de la república.