fbpx

Mi Ventana Óptica Las Américas ardiendo

Por Alejandro Almánzar

Como pólvora, movimientos de protestas se extienden por América, dado la falta de respuestas a sus problemas más perentorios de la gente, que ve, cómo su futuro presagia más desigualdad social, complicando su existencia.

 

Como fuego que comienza en la parcela del lado, la inconformidad en el “Nuevo Mundo” hace arder otras praderas, y ya gobernantes han tenido que huir, para escapar a la indignación de pueblos, que sólo ven aumentar la injusticia.

 

Esa lucha en Las Américas, lo provoca la sed desenfrenada de poder de politiqueros, que a su paso, van instaurado un imperio de corrupción, impunidad e ilegitimidad, diezmando y restringiendo derechos civiles a la población.

 

Quienes, valiéndose del control del Estado, se roban elecciones, creando descontento en la ciudadanía, alimentando la ira de quienes aspiran a ser escuchados el único día del año en que pueden ejercer su derecho a elegir y ser elegidos.

 

Sólo Los Estados Unidos, conserva una relativa paz, quebrantada frecuentemente por el terrorismo, aunque igual acumula una enorme carga social, pero que su poder económico le permite amortiguar el hambre y calmar a revoltosos.

 

También enfrenta el terrorismo local, protagonizado por resentidos sociales, que periódicamente ejecutan crueles matanzas con las armas, sacando a relucir el bajo instinto humano que encarnan y su poco respeto por la vida.

 

Brasil, vivió en paz, durante los gobiernos de Lula y Dilma, pero sectores oscuros se encargaron de ponerle fin a esa época, y hoy, el país suramericano se bate entre la violencia y criminalidad, llevando intranquilidad a la sociedad.

 

Venezuela, no encuentra sosiego, desde que murió Chávez, porque quien le relevó en Miraflores cayó en la ilegitimidad. Colombia parecía navegar en agua mansa, después de desarticular los Carteles y negociar con las FARC.

 

Pero ahora vuelve a estallar en llama, porque sus gobernantes no han podido garantizarle bienestar, ni progreso, y sólo el descontento colectivo. Chile, Argentina, Nicaragua, Bolivia, Perú, y otros, ya no soportan más iniquidad social.

 

México, aunque López Obrador, minimiza sus graves problemas de violencia e inseguridad, donde Carteles de drogas y el Crimen Organizado parecen controlar el Estado, es lo más parecido a una bomba de tiempo al estallar.

 

Haití, vuelve a renovar su crisis y arde, porque los haitianos han sido arrinconados y dejados allí a su peor suerte, por las naciones compromisarias con su pasado, presente y futuro, convirtiéndolos en pesada carga para La República Dominicana.

 

Otro país del área, que también da síntomas de ir hacia la inestabilidad política, económica y social de imprevisibles consecuencias, porque quienes están en el gobierno, creen que el poder es para retenerlo, por encima de la voluntad popular.

 

Su detonante pudiera estar al doblar de la esquina, porque la JCE no genera confianza en la población, divorciándose cada vez más de la legalidad para organizar elecciones, sin que se repitan los hechos de las Primarias del 6 de Octubre, cuando el gobierno se robó ese proceso para imponer su candidato.

 

Donde ese organismo no detuvo la compra de Cédulas que se hacía en presencia de sus funcionarios, tampoco enfrentó el fraude electrónico, y mejor lo justifica imponiéndolo de nuevo, a pesar del rechazo de Partidos de oposición.

 

Cuando le cierren las puertas de la convivencia democracia al ciudadano para ejercer sus derechos, será otro de Las Américas que estallará en violencia.

 

alex15958@hotmail.com

Twitter, @alexalma09