fbpx

EEUU amenaza represalias contra UE por impuesto al carbono

Wilbur Ross advierte que el plan ambiental podría ser un nuevo irritante en las relaciones comerciales con Europa

Los planes de la Unión Europea (UE) para implementar un impuesto al carbono han surgido como un posible nuevo punto crítico en los lazos comerciales transatlánticos, después de que la administración Trump advirtió que “reaccionaría” con posibles medidas punitivas contra Bruselas.

Wilbur Ross, el secretario de Comercio de EEUU, comparó las propuestas de impuestos de carbono de la UE con las recientes medidas de varios países europeos para imponer un impuesto a los servicios digitales, lo cual ha irritado a los funcionarios estadounidenses y provocado que Washington amenace con la imposición de aranceles sobre los productos de la UE.

“Si los impuestos al carbono son, en esencia, proteccionistas, como los impuestos digitales, reaccionaremos”, le dijo el Sr. Ross al Financial Times.

Desde que el presidente Donald Trump anunció la retirada de EEUU del acuerdo climático de París, la UE y EEUU han estado en desacuerdo con las políticas globales para abordar el cambio climático, pero esas tensiones aún no se han extendido a la arena comercial.

El Sr. Trump y la Sra. von der Leyen dijeron la semana pasada en Davos que intentarían lograr una tregua limitada en su guerra comercial este año, aliviando los temores de una escalada total. Las autoridades han dicho que podría haber un terreno común en áreas que van desde el comercio agrícola y los estándares agropecuarios hasta la tecnología y la energía, que podrían resolverse con bastante rapidez.

Pero el potencial para nuevas disputas permanece. Los funcionarios estadounidenses han amenazado repetidamente con imponer aranceles al sector automovilístico de la UE, y la división en las políticas climáticas parece estar ampliándose.

La semana pasada, Sra. von der Leyen describió cómo su programa de acuerdo ecológico incluiría la implementación de regulaciones o impuestos fronterizos de carbono para garantizar que los beneficios del programa no fueran compensados por el carbono incorporado en las importaciones.

Se entiende que los funcionarios del bloque europeo están particularmente preocupados porque los productos de la UE podrían verse socavados por las importaciones de lugares con normas ambientales laxas, como China, Rusia e India, pero extenderían el escrutinio a otros socios comerciales como EEUU.

“No tiene sentido reducir sólo las emisiones de gases de efecto invernadero en el hogar, si aumentamos la importación de CO2 del extranjero”, dijo la Sra. von der Leyen. “No es sólo un problema climático; también es una cuestión de justicia para nuestras empresas y nuestros trabajadores. Los protegeremos de la competencia desleal”.

Una lógica similar ha respaldado las acciones de las naciones europeas para recaudar impuestos de los gigantes tecnológicos, provocando la furia de la administración estadounidense que amenazó a Francia con aranceles sobre el queso y el champán y dijo que el Reino Unido estaría en línea para aranceles “arbitrarios” en los automóviles si seguía la misma ruta.

Francia, el Reino Unido, Italia, España y Austria se mantuvieron firmes y dijeron que era políticamente imposible permitir que los gigantes tecnológicos de EEUU obtuvieran ganancias significativas de las actividades en sus mercados, pero que pagaran poco o nada de impuestos. Ese conflicto se redujo en Davos esta semana cuando EEUU se alejó de sus amenazas de imponer aranceles a Francia inminentemente, pero si no hay un acuerdo internacional en París, la tensión podría volver a aumentar pronto.

La advertencia del Sr. Ross sobre los impuestos al carbono se produjo cuando defendió la postura ambiental de la administración Trump, que ha sido criticada en todo el mundo por abandonar el compromiso global de EEUU con el tema y reducir a la vez los estándares regulatorios a nivel nacional para eliminar los desincentivos para contaminar.

Si bien la administración Trump está acelerando sus esfuerzos con respecto algunos problemas ambientales, como la plantación de árboles, continúa enfatizando que la responsabilidad principal de la acción ecológica debería recaer en China.