fbpx

Covid 19 no es un juego

Por Luis Garcia

Históricamente, el ser humano se ha jactado de su sapiencia, a su decir, casi inalcanzable, que hasta le ha permitido ir descubriendo paulatinamente el cosmos; no se cansa de exhibir el supuesto avance de la ciencia.

Se vanagloria de lo que supone saber. Nada más falso; hoy el coronavirus Covid 19 le ha vencido, y de manera vergonzante.
Nadie se ha escapado a la pandemia. Ni la República Dominicana, un país pobre que no puede darse el lujo de que el virus provoque los estragos de España e Italia, debido al impacto negativo que tendría en los ámbitos económico y social.

La administración que encabeza el presidente Danilo Medina ha dispuesto una serie de medidas excepciones, que incluyen la emergencia nacional, con la finalidad de frenarla, que desde que comenzó en China, en noviembre del año pasado, ya ha dejado más de 14 mil muertes.

En nuestro país, desde el día primero de marzo hasta la noche del pasado sábado, se habían registrado casos, con tres personas fallecidas. Desafortunadamente, en nuestro país, mucha gente ha tomado el Covid 19 como si se tratara de un juego, al punto que el Gobierno ha tenido que extremar sus medidas.

Y un ejemplo de eso lo constituye el hecho de que a pesar de que ya el país estaba advertido, la mayoría de esos casos están vinculados a fiestas y concentraciones en las que los infectados tuvieron contacto con extranjeros provenientes de naciones en donde había circulación comunitaria del virus.

La sociedad dominicana debe crear consciencia de la gravedad de la situación, antes de que sea tarde y tenga que vivir los estragos de España e Italia, atribuidos a descuido en la fase inicial de abordaje de la infección que ha desequilibrado la economía global.
Tenemos que aprender de las experiencias de contención relativamente exitosas, como China, Taiwán, Alemania y Corea del Sur, países que lograron frenarla ante se llegar al colapso de sus sistemas sanitarios.

Una primera medida, es la sugerida por la Organización Mundial para la Salud (OMS), que consiste en la detección temprana, a través de las pruebas diagnósticas, de los casos. Corea del Sur, por ejemplo, hacía cada dos días 10 mil pruebas, lo que significa que evaluaron a más personas en ese corto período que los que ha probado Estados Unidos en más de un mes.

Otra acción relevante sería el aislamiento eficaz de los enfermos y evitar que se propague el virus entre un mayor número de personas, lo que abre la posibilidad para detectar posibles contagios que todavía no ha desarrollado síntomas.

Los referidos países que han tendido ese relativo éxito, han reaccionado rápidamente antes de que los contagios se diseminen por la población. Sus experiencias muestran que la preparación y la acción rápida resultan fundamentales en los primeros momentos del brote.

Hay que decir, no obstante, que una vez se reportan los primeros contagios de un nuevo virus en una población, las medidas de contención dejan de tener sentido y otras, como el distanciamiento social, resultan ser más efectivas para evitar que los sectores más vulnerables se contagien.

Finalmente, están el lavado regular de manos y la higiene al presentar cualquier síntoma, medidas que son fundamentales para evitar la transmisión del virus.

En manos del pueblo dominicano está la responsabilidad de frenar la propagación del virus, creando conciencia de que el Covid 19 no es un juego, sino una mortal realidad.