fbpx

Víctor Grimaldi denuncia que la Cancillería tiene 4 meses que no le paga y le suspendió el seguro

Dijo que a su madre, cuya muerte comunicó hoy, también le fue retirado el seguro médico

SANTO DOMINGO, RD.-El exembajador dominicano ante la Santa Sede, Víctor Grimaldi, dio a conocer este miércoles que tiene cuatro meses que no cobra su salario y que él y su madre fueron sacados del seguro médico de la Cancillería, producto de lo cual “pasó una gran vergüenza”. Hoy comunicó el deceso de su progenitora de 90 años.

En una misiva, en la que dio a conocer la muerte de madre Ana Casilda Céspedes Muñoz, dijo que el Ministerio de Relaciones Exteriores lo excluyó de la nómina “a pesar de que soy embajador de carrera por haber prestado once años de servicio diplomático”.

“Pasé una gran vergüenza el día que me enteré de parte de mi madre que trató de utilizar el seguro médico de la Cancillería y le dijeron que lo habían suspendido. También a mí naturalmente me suspendieron el servicio pues la Cancillería me sacó de la nómina”, explicó.

Explicó que salió de Roma el 21 de enero “para facilitar la llegada de la nueva embajadora” y que su nombramiento como diplomático en Suecia salió por decreto del presidente Danilo Medina el cinco de marzo y que fue ratificado el 18 del mismo mes por el Senado de la República.

“Mi placet para el Reino de Suecia???? fue tramitado en diciembre 2019 y el decreto del Poder Ejecutivo de mi nombramiento fue emitido el 5 de marzo, inmediamente fue recibido el beneplácito. Agradezco al Señor Presidente de la República Danilo Medina, pues en noviembre del año pasado me comunicó previamente con anticipación del cambio o traslado de sede que había el mismo Presidente decidido”, dice parte de la carta.

Finalmente, Grimaldi expresó que espera viajar a Suecia el mes próximo “para asumir mis nuevas funciones diplomáticas al servicio del pueblo y del Estado de la República Dominicana”.

Carta enviada a Vargas

Santo Domingo, D. N.

19 de mayo de 2020

Excelencia

Miguel Vargas Maldonado

Ministro de Relaciones Exteriores de la República Dominicana

Ciudad

Señor Canciller:

En enero de 2009, fui designado mediante decreto como Embajador de la República Dominicana ante la Santa Sede, bajo el amparo de la Ley Orgánica de la Secretaria de Estado de Relaciones Exteriores número 314, de fecha 6 de julio de 1964. En virtud de la cual y a tenor de lo establecido en el Párrafo I de su artículo 8, la condición de funcionario de carrera le sería otorgada a quienes cumplieran diez años en servicio.

Si bien es cierto que luego fue promulgada la Ley Orgánica número 630-16, la cual remite a un reglamento para regular este particular, al momento del pronunciamiento del Reglamento, en fecha 31 de enero de 2019, ya se habían cumplido los 10 años de mi designación.

No obstante lo dicho y más aún, mi condición de embajador de carrera es protegida por las disposiciones de la Constitución de la República. Como es de su saber, en su artículo 110, nuestra Carta Magna prevé el principio de irretroactividad de la Ley, indicando lo siguiente: “La ley sólo rige y se aplica para lo porvenir. No tiene efecto retroactivo sino cuando sea favorable al que esté subjúdice o cumpliendo condena. En ningún caso los poderes públicos o la ley podrán afectar o alterar la seguridad jurídica derivada de situaciones establecidas conforme a una legislación anterior.”

En palabras de un destacado jurista dominicano:

[…] el principio de irretroactividad prohíbe, por un lado, la aplicación retroactiva de leyes gravosas para los derechos fundamentales, al tiempo que autoriza su aplicación cuando la misma favorece los derechos. Es lo que se conoce como principio de favorabilidad al que ya se ha hecho referencia más arriba.[1]

Por lo que en virtud de lo expuesto y en nuestra condición de embajador de carrera, tenemos a bien solicitarle que nos sea pagado nuestro salario correspondiente a los meses de febrero, marzo, abril y mayo del presente año 2020, de los cuales estamos aún a la espera.

Cordiales saludos,

Víctor Grimaldi

 

F  DL