fbpx

Fiscal General informa la investigación de interacciones policía de Nueva York con manifestantes

El informe proporciona un recuento profundo de las interacciones;
recomendaciones para reformas sistémicas en la policía de Nueva York

La Oficina de la Fiscal General emitirá un informe final
con los hallazgos y recomendaciones adicionales

NUEVA YORK – La Fiscal General de Nueva York, Letitia James, publicó hoy un informe preliminar sobre la investigación que su oficina está llevando a cabo sobre la respuesta del Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD) a las recientes protestas. Este informe preliminar incluye un relato en profundidad de las interacciones que ocurrieron entre el NYPD y los manifestantes entre finales de mayo y junio. También incluye recomendaciones para reformas sistémicas de la policía en vista de la clara ruptura de la confianza entre la policía y el público, incluida la eliminación del poder unilateral del Comisionado de la Policía de Nueva York en favor de una comisión. Al final de la investigación, la Fiscal General James emitirá un informe final con recomendaciones específicamente relacionadas con la conducta de la NYPD durante las protestas.

“Mientras nuestra investigación está en curso, después de 30 días de intenso escrutinio, es imposible negar que muchos neoyorquinos han perdido la fe en la aplicación de la ley”, dijo la Fiscal General James. “Debemos unir la innegable división entre la policía y el público, y este informe preliminar y las recomendaciones incluidas, es un importante paso adelante. Debemos comenzar el duro trabajo de reevaluar el papel de la policía en la sociedad y asegurarnos de que existen mecanismos para la supervisión pública, la rendición de cuentas y las aportaciones. El progreso es posible, pero primero, se necesita un cambio y una rendición de cuentas.”

Antecedentes

Tras el asesinato de George Floyd en Minneapolis, miles de manifestantes salieron a las calles de la ciudad de Nueva York para protestar por la muerte del Sr. Floyd y el asesinato de Breonna Taylor, y para protestar también por el patrón más amplio de asesinatos de negros desarmados a manos de la policía, además de décadas de policía discriminatoria.

Tras varias noches de violentos enfrentamientos entre la policía de Nueva York y los manifestantes, el Gobernador Andrew Cuomo pidió a la Oficina de la Fiscal General que realizara una investigación civil de la falta de conducta de la policía durante estos incidentes. Desde el 30 de mayo, la OAG ha recibido más de 1.300 quejas y pruebas a través de un portal en línea exclusivo y de líneas telefónicas y de correo electrónico. La Fiscal General James también mantuvo una audiencia pública de tres días con el testimonio de más de 100 manifestantes, organizaciones comunitarias, funcionarios electos y el Comisionado del Departamento de Policía de Nueva York, Dermot Shea. Además del testimonio público, la Fiscal General recibió más de 300 presentaciones de testimonios escritos.

Resumen de los arrestos

  • Durante el período de intensas protestas (28 de mayo a 7 de junio), hubo 2.087 detenciones relacionadas con las protestas en la ciudad de Nueva York.
  • De esos 2.087 arrestados, el 44 por ciento eran blancos, el 39 por ciento negros y el 13 por ciento latinos.
  • De esos 2.087 arrestados, el 16% de los manifestantes negros fueron acusados de un delito grave, el 8% de los manifestantes latinos fueron acusados de un delito grave y menos del 4% de los blancos y menos del 4% de los asiáticos fueron acusados de un delito grave.
  • La gran mayoría de los acusados de delitos graves fueron arrestados el 31 de mayo, cuando se produjo un saqueo generalizado de los negocios.
  • La gran mayoría de los arrestos entre el 2 y el 6 de junio, los días del toque de queda de las 8:00 p.m., se hicieron después de las 8:00 p.m., lo que sugiere que el toque de queda fue un factor importante de los arrestos.

Recomendaciones

Aunque la investigación de la OAG sobre la respuesta de la policía de Nueva York a las protestas sigue en curso, está claro que la reforma real y significativa no puede esperar. Este informe contiene una visión general de los cambios sistémicos propuestos que la ciudad de Nueva York, el estado de Nueva York y la policía de Nueva York deberían considerar la posibilidad de aplicar para abordar las preocupaciones del público y empezar a crear confianza en la comunidad:

  • Crear la participación pública y la supervisión de las políticas y el liderazgo del departamento: Es imperativo que el público tenga participación y supervisión en las políticas y el liderazgo de la policía. La policía de Nueva York debe ser supervisada por una comisión que tenga la autoridad de contratar y despedir a los líderes de la policía de Nueva York, incluyendo al Comisionado; que tenga acceso sin restricciones a los registros y que apruebe el presupuesto de la policía de Nueva York. La policía de Nueva York también debe estar obligada a solicitar la opinión del público sobre cualquier norma que modifique o aplique y que tenga repercusiones en el público. Este modelo quita poder unilateral al Comisionado de Policía y garantiza que la policía sea responsable ante el público.
  • Rediseñar la seguridad pública y el papel de la policía en la sociedad: El papel de la policía en la ciudad de Nueva York debe ser examinado y rediseñado. La policía se ha convertido en la respuesta de facto a muchos de los problemas de la sociedad, incluyendo las enfermedades mentales, la falta de vivienda y la seguridad en las escuelas, y eso debe cambiar. Los delitos menores deben ser despenalizados con el objetivo de reducir el contacto negativo con la policía, particularmente en las comunidades de color. Este esfuerzo debe ser dirigido por una comisión transparente con personal y recursos a tiempo completo para determinar cómo retirar a los oficiales armados de estos escenarios y reemplazarlos por profesionales dedicados con entrenamiento especializado. Este proceso llevará tiempo, pero la burocracia no puede obstaculizar el progreso. La comisión no debería tener más de 12 meses para preparar una hoja de ruta, y el objetivo debería ser la transición de estas áreas para el año 2023.
  • Asegurar una supervisión real e independiente, la rendición de cuentas y la transparencia de la mala conducta de los oficiales individuales: El sistema para hacer que los oficiales individuales rindan cuentas debe ser independiente de la policía de Nueva York y transparente para el público. Para lograrlo, se debe ampliar y fortalecer la autoridad de la Junta de Examen de Denuncias contra Civiles (CCRB) para que tenga la autoridad disciplinaria definitiva. Además, todos los agentes de policía de Nueva York deben ser certificados mediante un proceso que permita “descertificar” a los agentes que hayan cometido una conducta indebida, impidiéndoles seguir siendo agentes de policía o ser contratados de nuevo por otro departamento del estado. La policía de Nueva York debería crear un portal de datos abierto y publicar las grabaciones de las cámaras de cuerpo entero para garantizar que la mala conducta de cada agente sea verdaderamente transparente.
  • Asegurar una real e independiente supervisión, responsabilidad y transparencia de la falta de conducta sistémica: Para lograr la plena supervisión de las cuestiones sistémicas dentro de la policía de Nueva York, se debe ampliar la autoridad de la Oficina del Inspector General, y la oficina ya no debe informar al Comisionado del Departamento de Investigación. En su lugar, debería informar directamente al alcalde de la ciudad de Nueva York y ser una agencia totalmente independiente.
  • Establecer una norma codificada de uso de la fuerza con consecuencias legales reales para las violaciones: Muchos de los estándares relacionados con el uso de la fuerza por parte de los oficiales que se reflejan en la Guía de Patrullas de la Policía de Nueva York no están codificados en la ley, lo que significa que las acciones disciplinarias por uso de la fuerza son determinadas en última instancia por el Comisionado de Policía. Los agentes de policía deben atenerse a normas uniformes sobre el uso de una fuerza no letal y mortal y deben afrontar consecuencias significativas por las infracciones. Esto establece consecuencias legales por el uso indebido de la fuerza, en lugar de una violación de la Guía de Patrulla, que está sujeta a consecuencias internas.

Áreas de preocupación y continuación de la investigación

Desde que la OAG comenzó esta investigación, la oficina ha recibido más de 1.300 quejas y ha escuchado muchos relatos sobre las interacciones con la policía de Nueva York. La Oficina de la Fiscal General seguirá investigando las siguientes presuntas prácticas relacionadas con las protestas y recomendará las reformas o medidas correctivas apropiadas para hacer frente a las que violen la ley y sean contrarias a las mejores prácticas de la policía:

  • Uso de la Fuerza Durante las Protestas: La mayoría de las quejas que recibió la Oficina de la Fiscal General se referían a las denuncias de uso de fuerza excesiva por parte de agentes de la policía de Nueva York contra los manifestantes, incluido el uso aparentemente indiscriminado de porras y gas pimienta, el uso de armas de fuego contra los manifestantes y el empujar vehículos o bicicletas contra los manifestantes.
  • Uso de la Táctica de “Kettling”: La OAG recibió quejas sobre una táctica utilizada por la policía de Nueva York que consistía en que los agentes rodeaban y bloqueaban a los manifestantes, impidiéndoles salir de una zona sin tener contacto directo con los agentes de policía. Según los testigos, esta práctica a menudo provocaba enfrentamientos violentos entre la policía de Nueva York y los manifestantes.
  • Tratamiento de la Prensa, los Observadores Legales y los Funcionarios Electos: Se ha acusado a la policía de Nueva York de arrestar y utilizar la fuerza contra miembros de la prensa con credenciales y de emplear tácticas de “captura y liberación” para impedir que la prensa informe plenamente sobre sus observaciones. La Oficina de la Fiscal General también examinará si la policía de Nueva York es la entidad adecuada para encargarse de expedir credenciales de prensa. Del mismo modo, la Oficina de la Fiscal escuchó testimonios sobre el supuesto maltrato por parte de la policía de Nueva York a numerosos funcionarios electos y sobre las supuestas detenciones falsas de observadores legales.
  • Tratamiento de los Trabajadores Esenciales: La OAG escuchó el testimonio de personas que alegaban que en varias ocasiones la policía de Nueva York había arrestado o maltratado a trabajadores esenciales, en particular durante el período del toque de queda.
  • Prácticas Relacionadas con las Detenciones: La OAG recibió un número significativo de quejas sobre prácticas preocupantes relacionadas con los arrestos, entre las que se incluyen, entre otras, el uso de cremalleras extremadamente apretadas para restringir las manos, el transporte de manifestantes a largas distancias a los centros de procesamiento de arrestos, la retención de manifestantes durante un tiempo significativo después del arresto, el maltrato a los detenidos y la retención de manifestantes en celdas hacinadas en condiciones inseguras a la luz de la actual pandemia de COVID-19.
  • Otras Presuntas Prácticas que Dañan la Confianza de la Comunidad: La OAG escuchó a los testigos y recibió evidencia relacionada con los oficiales de la policía de Nueva York que no usaron equipo de protección personal (PPE) durante las protestas y que cubrieron la información de identificación encontrada en sus placas. La OAG también recibió numerosas quejas sobre varios casos de oficiales que supuestamente utilizaron gestos racistas con las manos dirigidas a los manifestantes.

“Con este informe, la Fiscal General James y su equipo han comenzado el trabajo importante de hacer una crónica de los acontecimientos que rodearon las recientes protestas y asegurar que todas las voces -protestantes, policías y funcionarios electos- sean escuchadas”, dijo la ex Fiscal General de los Estados Unidos Loretta Lynch. “A medida que esta investigación continúa, también deben continuar las conversaciones vitales sobre la transparencia y la rendición de cuentas. Estas son las conversaciones más importantes de nuestro tiempo”.

“Este informe refleja el arduo trabajo realizado por la Fiscal General Letitia James y el personal de la Oficina del Fiscal General, y he tenido el honor de servir como Asesor Especial, y de prestar asesoramiento cuando sea apropiado”, dijo Barry Friedman, el Profesor de Derecho Jacob D. Fuchsberg de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York, y el Fundador y director de la Facultad del Proyecto de Policía de la Universidad de Nueva York. “La investigación de los acontecimientos descritos aquí está en curso, por lo que debemos esperar ese resultado, pero la Fiscal General James y su equipo han elaborado una importante cronología de los acontecimientos relativos a las protestas en Nueva York, y un conjunto de recomendaciones que merecen un serio debate y consideración por parte del público, la policía y los funcionarios electos. Espero que tengan la audiencia que se merecen.”