fbpx

Observadores de la OEA: medidas por pandemia impidieron que muchos votaran en el exterior

Problemas para encontrarse en la lista de votantes fue el incidente más denunciado en RD y en el extranjero

SANTO DOMINGO, RD.-La Misión de la Organización de Estados Americanos (OEA) que observó las elecciones dominicanas del pasado 5 de julio destaca en su informe preliminar divulgado este viernes que uno de los ámbitos más impactados por la emergencia sanitaria generada por el COVID-19 fue la organización de los comicios en el exterior.

El grupo reconoce “que las medidas sanitarias adoptadas por otros países para controlar sus propios brotes” de COVID-19 afectaron la capacidad de la Junta Central Electoral (JCE) para organizar el voto en el exterior “y generaron un estado de incertidumbre cuya resolución en gran medida estaba fuera del dominio de las autoridades dominicanas”.

“La Misión saluda las gestiones diplomáticas llevadas a cabo para lograr el voto de la diáspora, consagrado en la Constitución de la República Dominicana. Asimismo, reconoce los esfuerzos de los países y de las ciudades que integran las circunscripciones de ultramar, por autorizar el proceso electoral dominicano en medio de sus propias situaciones de emergencia. No obstante, la Misión también lamenta que, ante las circunstancias, muchos dominicanos constitucional y legalmente habilitados para votar, no pudieron hacerlo”, dice el informe preliminar de 18 páginas.

La Misión repasa que, el pasado 5 de julio, los observadores de la OEA recorrieron 230 centros de votación, visitando 672 colegios electorales en 29 provincias del país y el Distrito Nacional, desde su instalación hasta la transmisión de resultados.

Además, seis observadores estuvieron en centros de votación en Madrid, Miami y Nueva York.

“Aunque se registraron algunos retrasos, la Misión destaca el hecho de que abriera el 100 % de las mesas en el territorio nacional (no así en el exterior) y que todas contaran con los materiales electorales indispensables”, destaca en su informe.

Un observador electoral camina por el pasillo de una escuela donde funcionaron metas de votación, el 5 de julio de 2020.
Un observador electoral camina por el pasillo de una escuela donde funcionaron metas de votación, el 5 de julio de 2020. ( )
Dislocamientos en el padrón

Durante la jornada del pasado domingo, la misión indica que recibió denuncias a través de sus formularios oficiales.

“Problemas para encontrarse en la lista de votantes fue el incidente más denunciado, tanto en el país como en el exterior, con un número de votantes que al momento de acercarse al centro de votación tuvieron conocimiento de que no figuraban en el padrón. Todas las denuncias recibidas serán trasladadas a las autoridades correspondientes y también anexadas al informe final que se presente ante el Consejo Permanente de la OEA”, precisa.

Sobre el voto en el exterior, la Misión destaca que recibió quejas de parte de varios partidos políticos y personas residentes en el extranjero respecto a la conformación del padrón.

“La mayoría de los planteos correspondían a ciudadanos que habían ejercido el voto en anteriores elecciones y no estaban habilitados en esta ocasión”, precisa.

En su informe, la Misión recuerda que en las elecciones del año 2016, la JCE autorizó el ejercicio del sufragio a los electores que se presentaran ante los colegios electorales en el exterior, incluso si no figuraban en la lista de electores de ese colegio, una facilidad que fue eliminada por el actual pleno de la JCE, en cumplimiento de la nueva Ley 15-19, que estipula la inscripción voluntaria en el registro de electores residentes en el exterior como condición para ejercer el sufragio en el extranjero.

La Misión recomienda a la República Dominicana mejorar las estrategias de formación para implementar el voto en el extranjero, así como las figuras de facilitadores electorales en el exterior.

Sobre la Misión

La Misión de Observación Electoral de la OEA estuvo presidida por el expresidente de la República de Chile, Eduardo Frei Ruiz-Tagle.

Se instaló en el país el 29 de junio y adoptó un carácter presencial y virtual, debido a las restricciones de viajes y cierres de fronteras.

Estuvo integrada por 73 expertos y observadores internacionales de 18 nacionalidades, de los cuales 57 estuvieron en territorio dominicano, seis en Miami, Madrid y Nueva York, mientras el resto trabajó de manera remota desde distintos países.

Culminó sus actividades en la República Dominicana el 7 de julio.

 

F  DL