fbpx

Nueva York advierte a Asociación del Rifle que no puede irse a otro estado

La procuradora general de Nueva York, Letitia James, habla durante una conferencia de prensa en la que anunció una demanda contra la Asociación Nacional del Rifle, el 6 de agosto de 2020.

La fiscal general de Nueva York, Letitia James, advirtió este viernes a la Asociación Nacional del Rifle (NRA) de EE.UU. de que no puede simplemente trasladar su sede a otro estado para escapar a la demanda presentada para buscar su disolución por fraude.

‘Para ser clara: ninguna organización sin ánimo de lucro registrada en el estado de Nueva York, incluida la NRA, puede disolverse y mudarse a otro estado sin aprobación de mi oficina o de la Corte Suprema de Nueva York’, señaló James en un comunicado.

Entre otros, el presidente de EE.UU., Donald Trump, ha sugerido que la poderosa organización de defensa de las armas, que respaldó su candidatura a la Casa Blanca, debería trasladarse a otro lugar, por ejemplo Texas.

La NRA ha acusado a la demócrata James de actuar por motivos políticos y ha asegurado que su acción es un ataque ‘sin base’ y ‘premeditado’, por lo que ha presentado una contrademanda contra la fiscal.

La fiscalía neoyorquina, que tiene autoridad regulatoria sobre las organizaciones sin ánimo de lucro registradas en el estado, acusa al jefe de la NRA, Wayne LaPierre, y a otros tres directivos de numerosas irregularidades y de desviar millones de dólares de la entidad para uso personal.

La acción es resultado de una investigación abierta en 2019 y puede poner contra las cuerdas a una organización con más de 5 millones de miembros y un gran poder, pero que atraviesa actualmente importantes problemas financieros y luchas internas.

Además de recuperar el dinero defraudado, James busca la disolución de la NRA e impedir que los cuatro acusados individuales puedan volver a formar parte de la junta de cualquier otra organización sin ánimo de lucro en el estado de Nueva York.

En 2018, la misma fiscalía ya forzó el cierre de la Fundación Trump, una organización sin ánimo de lucro creada por el ahora presidente y que supuestamente utilizó ilegalmente para apoyar su campaña electoral, pagar gastos personales y promocionar sus negocios.