fbpx

Trump insta a cubrir la vacante dejada por Ginsburg en el Supremo sin demora

La bandera de Estados Unidos, a media asta mientras la gente se reúne frente a la Corte Suprema de Estados Unidos tras la muerte de la jueza Ruth Bader Ginsburg, en Washington D. C., EEUU, el 19 de septiembre de 2020. REUTERS/Carlos Barría

WASHINGTON.-El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, instó este sábado a los republicanos a cubrir ‘sin demora’ la vacante dejada en el Tribunal Supremo tras la muerte ayer de la jueza progresista Ruth Bader Ginsburg a los 87 años.

Dirigiéndose al Partido Republicano, Trump tuiteó: ‘Se nos ha puesto en una posición de poder e importancia para tomar decisiones por la gente que nos eligió con orgullo, de las que la más importante ha sido considerada durante largo tiempo la selección de los jueces del Tribunal Supremo de EE.UU. ¡Tenemos esta obligación, sin demora!’

La muerte este viernes de Ginsburg ha desatado un pulso entre republicanos y demócratas sobre la búsqueda de un sustituto, un asunto que cambiará radicalmente la dinámica de la campaña para las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Los magistrados son nombrados por el presidente y tienen que ser confirmados por el Senado.

Para la derecha cristiana, el Tribunal Supremo es un asunto central y, por eso, este mismo mes, Trump renovó su promesa de nombrar a jueces que se opongan al aborto y prometan proteger el derecho a portar armas.

Poco después del anuncio de la muerte de Ginsburg, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, publicó un comunicado en el que se comprometió a someter a voto al candidato que Trump seleccione para el Tribunal Supremo.

Para confirmar a un nuevo juez, McConnell necesita una mayoría simple, algo que podría conseguir si 53 de los 100 senadores republicanos se mantienen fieles a Trump. No obstante, el proceso de confirmación podría complicarse si hay deserciones entre los senadores republicanos más moderados.

Por su parte, el candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, consideró anoche que el presidente de EE.UU. que salga elegido en las urnas el 3 de noviembre deber ser quien elija a un sustituto para Ginsburg.

Hasta el fallecimiento de la jueza, el alto tribunal contaba con 5 magistrado conservadores y 4 progresistas.

Trump logró en su primer año como presidente que la mayoría republicana en el Senado diera luz verde a su primer nominado para el Supremo, el juez Neil Gorsuch, y después, el 6 de octubre de 2018, consiguió lo mismo para que Brett Kavanaugh, acusado de abusos sexuales, se pusiera la toga en el alto tribunal.

 

AGENCIA  EFE