fbpx

Solidaridad con Juliana y José Joaquín

Por Manuel Vólquez

La diputada Ycelmary Brito O’Neal Juliana O’Neal, conocida como Juliana en el mundo artístico, se expresó indignada (co sobrada razón) por las denuncias de un plan de privatizar el Instituto Nacional del Cáncer Rosa Emilia Tavárez (Incart).

Ante esta situación, la legisladora y merenguera, al borde del llanto por su dura experiencia de superar el cáncer en tres ocasiones, levantó su voz para que esto se impida. Fue una valiente posición que de inmediato concitó la solidaridad del pueblo dominicano.

“Eso es inhumano señores, yo soy sobreviviente de cáncer en tres ocasiones. Y muy aparte de las consecuencias físicas y emocionales que esto le causa a una familia dominicana, están las consecuencias de no poder acceder a unos tratamientos que son súper costosos.

¿Cómo usted le dice a una persona que gana un sueldo mínimo o que depende de un programa de ayuda del Gobierno o sin trabajo, que tiene que buscar 100 mil o 200 mil pesos mensuales cada 21 días para darse una quimioterapia para poder salvar su vida?”, fue el desgarrador relato de esta sobreviviente del cáncer, una enfermedad catastrófica que no da tregua y que destruye sin discriminación de género, color, edad ni posición social.

Juliana no está sola en esa lucha. Por suerte, el presidente Luis Abinader garantizó que eso no va a ocurrir. Esperemos que sea así. Y no va a ocurrir porque el mandatario ha dado muestras de sensibilidad y preocupación por los sectores de escasos recursos económicos.

Tampoco prosperará la travesura de intentar privatizar el Teleférico, el Metro de Santo Domingo y la Oficina Metropolitana de Servicios de Autobuses (OMSA), como había comentado un indiscreto funcionario gubernamental. Fue, al parecer, un fallido globo de ensayo ideado por sectores interesados en sacar provecho al transporte moderno.

Privatizar esos importantes servicios encarecería el servicio a los usuarios, especialmente a los más humildes que se movilizan por un precio de entre 10 y 20 pesos en largas rutas.
Y tal como expresaron algunos dirigentes gremiales, de materializarse la iniciativa, empresarios oportunistas subirán de manera inmediata el costo del pasaje.

No creo que eso prospere porque sería un grave error del Gobierno embarcarse en esa tarea, pues se trata del esfuerzo y sacrificio que logró conquistar el pueblo dominicano.
Por igual, sería una provocación que traería consecuencias terribles en términos políticos y sociales.

Fue alentador escuchar la posición del director de la Omsa, Radhamés González, quien alegó que la intención no es conveniente debido a que si el sector privado decide paralizar el transporte de pasajeros, se quedarían sin capacidad de respuesta frente a los usuarios.

Hospital en el sur

El reconocido neurocirujano José Joaquín Puello Herrera planteó al presidente Luis Abinader la construcción urgente de un hospital universitario regional sur, con cobertura ampliada de servicios especializados de salud, a fin de “salvar muchas vidas, formar médicos y acelerar desarrollo humano de más de un millón de personas”.

“Llevo años angustiado, al ver pacientes en estado crítico que no encuentran donde ser atendidos o que tiene que ser trasladados durante 3 ó 5 horas al gran Santo Domingo, para llegar a un hospital también repleto de pacientes, pudiendo el Sur contar con un centro hospitalario de alta calidad y con especialistas de la misma zona”, dijo el galeno.

Puello Herrera, catedrático y deportista, explicó que este centro de salud contaría con un edificio de diagnóstico para analizar al paciente, en todas las enfermedades, de manera que no tenga que ser transferido.

Precisó que se tratarán, con la más alta especialidad, las enfermedades catastróficas, como cáncer, diabetes, infecciones, cardiovasculares, y otras, a costos asequibles al nivel de ingresos de las familias sureñas, además de contar con un moderno departamento materno-infantil, con excelentes pediatras.

Pienso que es muy atinada la idea porque la obra puede garantizar que no continúe el viacrucis de muchas familias cuando salen desesperadas de los pueblos del interior hacia la capital con una persona mal herida o de gravedad debido a que en esos lugares no existe un hospital con cobertura ampliada de servicios especializados.

Muchos mueren en la ruta, incluso dentro de las ambulancias que los transportan, al no poder ser atendidos en los centros regionales de salud.

La construcción de un hospital universitario regional sur, además de salvar muchas vidas, dará oportunidad de empleo a miles de médicos, enfermeras y personal de apoyo.
Esa obra debió figurar en entre los centros de salud levantados por el anterior gobierno en diferentes demarcaciones del país.

Por cierto, hay quejas de que la mayoría fue inaugurada de forma precipitada sin equipos y con vicios de construcción. Son de las cosas incorregibles que ocurren en nuestro país desde hace varias décadas.

La inversión en la salud está entre las principales prioridades de la agenda del nuevo gobierno. La propuesta del doctor José Joaquín Puello Herrera debe ser una de estas.