fbpx

Biden celebra en su primer discurso ante el Congreso que EEUU “está avanzando de nuevo”

Biden presumió del éxito del masivo plan de vacunación

WASHINGTON.-El presidente Joe Biden celebró este miércoles en su primer discurso ante el Congreso los avances en la lucha contra la crisis sin precedentes de la pandemia, en un mensaje para defender su masivo plan de gasto para apoyar a la clase media y a los trabajadores “olvidados”.

En vísperas de cumplir los primeros y simbólicos 100 días en el poder, Biden presumió del éxito del masivo plan de vacunación.

“Ahora, después de sólo 100 días le puedo reportar al país, que Estados Unidos está avanzando de nuevo”, dijo el mandatario demócrata, que afirmó que cuando llegó al poder heredó un país en crisis con la peor pandemia de la historia y la peor crisis económica desde la Gran Depresión.

Biden recibió un aplauso al entrar al hemiciclo, una bienvenida alejada del estruendo que suele acompañar a los mandatarios en esta ceremonia, muy mermada este año por las restricciones de la pandemia.

Al subir al podio y ser recibido por la vicepresidenta Kamala Harris y la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, Biden las saludó por sus cargos, marcando la primera vez que estos puestos son denominados en femenino.

“Ya era hora”, celebró Biden.

“Pagar su justa parte”

El principal eje de esta tradicional cita de la política estadounidense es el proyecto para las “familias estadounidenses”, que contiene una “inversión histórica” en educación y en la infancia.

El plan, que ya ha despertado la ira de los republicanos, es ambicioso: prevé un billón de dólares en inversiones, especialmente en educación, y 800,000 millones en recortes de impuestos para la clase media.

Este plan está orientado a crear “millones de empleos” y según Biden el 90 % de los empleos en infraestructura están pensados para personas sin una titulación universitaria.

“Yo sé que algunos de ustedes en casa se preguntan si estos empleos son para ustedes, ustedes se sienten dejados atrás y olvidados en una economía que está cambiando rápidamente”, afirmó Biden.

Para financiarlo, el demócrata propuso cancelar los recortes de impuestos para los más ricos aprobados en la administración de Donald Trump, y aumentar los impuestos para los más ricos.

Las empresas y los más ricos deben pagar “su justa parte”, defendió.

Y todo, sobre una promesa: ningún estadounidense que gane menos de 400,000 al año verá aumentar sus impuestos, indicó un miembro del gobierno que pidió no ser identificado.

El discurso marca el inicio de un agrio debate en el Congreso, ya que si bien su plan de alivio para una economía muy lastrada por la pandemia por 1.9 billones de dólares logró superar los obstáculos, el debate sobre su gigantesco plan de infraestructura y su reforma educativa generan más divisiones.

El plan requiere de la aprobación de un Congreso muy dividido, con una leve mayoría de los demócratas, pero que no garantiza la tramitación de los proyectos.

“El presidente Biden se ha presentado en la campaña como un moderado, pero hasta ahora me ha costado encontrar la más mínima decisión que demuestre un sentido de moderación”, dijo irónicamente el martes el senador republicano Mitch McConnell.

Los discursos presidenciales en el Capitolio están marcados por la pompa y la solemnidad, pero este año, la ceremonia que comenzó a las 21H00 (las 01H00 GMT del jueves), se desarrolló en un ambiente particular, marcado por la pandemia.

En lugar de las 1,600 personas que suelen asistir, el aforo es de 200. Y los legisladores debieron proponer una lista de invitados, pero “virtual”.

John Roberts, presidente de la Corte Suprema, fue el único asistente por esa institución; el jefe de la diplomacia, Antony Blinken, también logró un cupo; y el jefe del Pentágono, Lloyd Austin. El resto del gobierno mirará el discurso por televisión.