fbpx

PASANDO REVISTA Qué decepción, señor presidente

Por Rafael Polanco

Periodista y politólogo

 

En verdad en verdad os digo que cada día se me presentan situaciones que me ponen a dudar de las buenas intenciones del presidente Luis Rodolfo Abinader Corona, porque cómo es posible que el jefe de la Administración Pública, de todos los funcionarios del Estado ose decir que las instituciones no deben desvincular empleados si no tienen recursos para pagar las prestaciones de los cancelados.

No soy cristiano militante ahora, aunque en mi tiempo de juventud fui monaguillo y catequista de la iglesia católica, pero todavía recuerdo que la Biblia dice en Mateo 7:15-20 “por sus frutos los conoceréis”. Y nos pregunta: ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?

Pero además llama: “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces”. Me resisto a creer que el presidente Abinader Corona sea un lobo feroz, creo que ha sido muy permisivo tolerando abusos de muchos de sus funcionarios a un costo muy alto para él.

Esta reflexión me surgió hace días y pensé escribir para llamar la atención del presidente Abinader Corona en torno a esos abusos que cometen funcionarios indolentes, que a la hora de desvincular empleados no toman en cuenta situaciones de carácter humano, de salud, del tiempo laborado y de respeto a la dignidad de los servidores públicos, sin importar colores partidarios.

Entiendo que la llegada de un nuevo gobierno abre un espacio difícil, porque los que están al servicio del Estado como empleados quieren quedarse y los miembros del partido que llega, aspiran a obtener un empleo para el que consideran tener derechos, sin importar cómo, ni en qué circunstancias.

Es más, aunque duela a muchos y me haga parecer injusto, hasta creo que así debe ser, pues en las actuales circunstancias, hay gente que tiene 16 años y hasta más tiempo tragando aire y que trabajó intensamente para sacar a los que estaban y llegar ellos para que su situación cambie, no para que cambie la situación del país

Pero, ¿es necesario violar derechos fundamentales para lograrlo? ¿Hay que cancelar, a empleados con 30, 35 y 40 años al servicio del Estado para abrir espacio a compañeritos? ¿Hay que botar empleados y negarles el pago de sus prestaciones, porque sí, por ahora soy el jefe y soy quién manda?¿Es necesario atribuirle la condición de botellas a personas que realizaban una labor adecuaday con todas las de la ley, solo para justificar cancelaciones?

Con conocimiento de causa puedo hablar de los casos del Ministerio de Agricultura, en donde hay empleados que fueron cancelados (aunque ahora se le llame al botar a la gente como desvincularlo) y que están fuera de su trabajo desde el comienzo mismo del gobierno y hasta la fecha no se les han pagado sus prestaciones.

Hay casos en Agricultura de personas a quienes se les entregó su carta de despido con fechas atrasadas, poniendo a la gente a trabajar días que después no les han sido pagados.

O el caso del Servicio Nacional de Salud, en donde botan a profesionales de la medicina y vienen a darse cuenta que fueron despedidos un mes después, cuando llega la fecha de pago y no les sale su dineroCuando averiguan les dicen que hace un mes que fueron cesanteados.¿Qué dice Waldo Ariel Suero y el Colegio Médico Dominicano (CMD) de eso?

Lamento muchoque el doctor Mario Lama se comporte de esa manera, pues siempre lo he visto como un profesional correcto en su accionar y sus exposiciones públicas, al hablar con autoridad y con aparente responsabilidad.  No concibo que diga una cosa hoy y haga otra. Si quiere saber por qué lo digo, puedo demostrárselo.

Conocidos son los casos del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones, dirigido por un profesional del que tengo las mejores informaciones, pero son los hechos los que hablan.  Ahí está el caso de la señora que tuvo que desnudarse frente al Palacio Nacional para que entendieran que no podía aguantar más sin recibir el pago de sus prestaciones, pues de lo que se trataba era de que estaba pasando hambre y muchas otras limitaciones y calamidades.

Admito estar decepcionado, porque no veo coherencia entre lo que dice y lo que hace el presidente Abinader Corona, por lo que me surgen muchas dudas, ya que siempre he visto con buenos ojos el accionar del mandatario. Si en verdad en verdad tiene la intención es de resolver los casos de los desvinculados, por qué no ordenar al director de Presupuesto que canalice vía el Banco de Reserva que pague esos cuartos.

Una vez realizada esa operación, correspondería a la Dirección de Presupuesto descontar esos recursos de las asignaciones mensuales de las instituciones involucradas. Así pasaría del dicho al hecho, ¿no le parece señor presidente?

Me había propuesto plantearle al mandatario que tomara el toro por los cuernos y que, como jefe de la Administración Pública, ordenara a sus funcionarios que han desvinculado a cientos y hasta miles de ciudadanos que trazaran un plan de pago de prestaciones de manera gradual, para evitar que otros tengan que encuerarse para que les paguen sus cuartos bien ganados o que lanzarse de un puente, como hizo una persona recientemente.

Hay funcionarios responsables que lo han hecho. Han establecido acuerdos con los cancelados y les han ido pagando de manera gradual, como forma de salir de esos compromisos paulatinamente.

Señor presidente, usted es un hombre que nació en la abundancia, gracias a que es hijo de una familia rica, pero como parte de esta sociedad, sabe muy bien que hay gente que se acuestan cada día sin comer o sin ingerir un medicamento básico para poder seguir viviendo, no permita que por malas actuaciones de sus funcionarios su gobierno siga perdiendo apoyo hasta de sus propios correligionarios.

Qué bueno que en el Día Internacional de los Trabajadores usted tuvo la valentía de plantear la situación de los cancelados que ahora les llamen desvinculados, pero que en definitivas son ciudadanos que pasan al ejército de reservas, pero no permita que se vayan con las manos vacías, cuando tienen derechos que les están siendo violados por sus funcionarios.

Me alegra escuchar de sus labios que trato en tema con el director de Presupuesto. Espero no se quede en amagar y no dar.  Golpee y hágalo fuerte, muchos de sus conciudadanos se lo agradecerán.

A los sindicalistas Rafael –Pepe- Abreu, de la Confederación Nacional de Unidad Sindical (CNUS); Gabriel del Río Doñé, de la Confederación Autónoma Sindical Clasista (CASC) y Jacobo Ramos, de Confederación Nacional de Trabajadores Dominicanos (CNTD) les sugiero que sean más responsables en el enfoque de ese problema.Son muchos los trabajadores que se sienten abandonados por los dirigentes sindicales que parecen haberse plegado al gobierno y sus funciona

Señor presidente, usted tiene la sartén por el mango, usted es el jefe de la Administración Pública, disponga que eso se resuelva sin mayores dilaciones, el Banco de Reservas tiene los recursos para eso. Permítame superar esta decepción, actúe, resuelva ya!