fbpx

Mi Ventana Óptica Un CDP desacreditado

Por Alejandro Almánzar  

A parte del legado musical y su lucha por las causas sociales, la mejor enseñanza que nos dejó Johnny Ventura fue, “lo que usted haga, hágalo bien” esto es pensar en el juicio de la historia, y sentir respeto por uno mismo.  

Ojalá, quienes por más de veinte años han dirigido el Colegio Dominicano de Periodistas, tomen en cuenta esto, que la grandeza no está en lo que hace, si no, cómo lo hace. Los periodistas tienen pocos motivos para sentirse representados por una entidad profesional sólo puesta al servicio de los peores intereses de grupos aposentados allí.  

Sumido en el desprestigio, que los avergüenza, al ver, que sólo unos cuantos se benefician de lo que es de todos. Así serán recordados, como aquellos que obraron en su provecho personal, y en detrimento de la mayoría que viven y mueren en la miseria.  

Los periodistas creyeron merecer un CDP más respetable, pero sus dirigentes les fallaron, y de este sólo vemos una imagen deteriorada, que ridiculiza a sus miembros. Puesto al servicio de oscuro intereses, y divorciado de la realidad que vive su membrecía.  

Donde cualquier Junta de Vecinos o un sindicato de obreros incide más en la sociedad que el gremio de los profesionales de la prensa. Creado mediante la Ley 10-91, el 7 de mayo, de 1991, sin que haya llenado minimamente su cometido en favor de ellos.  

Por su derrotero institucional y moral, ni siquiera, han podido garantizar que estos reciban la migaja que los medios deben pagar por ley. El gobierno, ni sus instituciones lo toman en cuenta para nada, y menos el empresariado, porque está permeado por la corrupción y el tráfico de influencia.  

La Ley 10-91, establece claramente de dónde emanan los fondos para que el periodista viva con dignidad, y de ahí que tomemos conciencia para unir fuerza y llevar ese caso hasta las altas instancias, para terminar con tanta complicidad de esos grupos.  

En la asamblea para escoger la Comisión Electoral de NY, un amigo dijo, “esto parece un sindicato de choferes” y ojalá, no haya tenido que presenciar lo acontecido el viernes 27 de agosto, día en que se rompieron los parámetros de la prudencia, sensatez y cordura que uno espera de supuestos profesionales, que olvidaron incluso, (en Los Estados Unidos, las leyes son diferentes).  

Consientes, que no tenían votos para ganar, recurrieron a la violencia verbal y física, buscando hacer colapsar el proceso, donde el colega Ramón Mrcedes, fue agredido físicamente, y los dueños del local se vieron obligados a expulsarlos ya en hora de la noche por el desorden creado.  

Llevaron a personas armadas de cuchillo, con fines inconfesables, demostrando hasta dónde llega el despropósito de quienes mantienen secuestrado el instrumento legal del periodista. Supe, que sectores del gobierno dominicano estuvieron detrás de todo esto y pudiera ser cierto, pues bastante dinero movilizó, incluso, mandando a buscar a periodistas a sus casas en taxis, lo que por primera vez vi en elecciones del CDP-NY.  

Y el plan buscaba concretizarlo el presidente de la Comisión Electoral Nacional, pidiendo anularan las elecciones, a donde a pesar de esos incidentes, votó la mitad más uno, contrario a RD, donde sólo sufragó el 31%, y ellos dieron ganador a un candidato, violentando su propio reglamento, evidenciando su empeño en dejar un CDP inoperante y desacreditado.  

alex15958@hotmail.com

Twitter, @alexalma09