fbpx

Miles de migrantes haitianos acampan bajo puente en Texas

Los haitianos cruzaban el Río Bravo (o Grande) libremente y en un flujo constante, yendo y viniendo entre Estados Unidos y México a través de aguas que les llegaban hasta las rodillas

Miles de migrantes haitianos se han establecido debajo y alrededor de un puente en una pequeña ciudad fronteriza de Texas, presentando el viernes un nuevo y caótico desafío al gobierno de Biden en su intento de gestionar el gran número de solicitantes de asilo que han llegado a suelo estadounidense.

Los haitianos cruzaban el Río Bravo (o Grande) libremente y en un flujo constante, yendo y viniendo entre Estados Unidos y México a través de aguas que les llegaban hasta las rodillas, algunos de ellos con niños pequeños sobre los hombros. Al no poder comprar provisiones en Estados Unidos, regresaron brevemente a México en busca de alimentos y cartones para establecerse, al menos temporalmente, debajo o cerca del puente en Del Río, una ciudad de 35,000 habitantes que se ha visto gravemente afectada por los flujos de migrantes en los últimos meses.

La gran mayoría de los 12,000 migrantes que se calcula estaban en el puente el viernes eran haitianos, dijo el juez del condado de Val Verde, Lewis Owens, quien es el principal funcionario electo del condado y cuya jurisdicción incluye a Del Rio. Algunas familias llevan hasta seis días bajo el puente.

No está claro cómo se ha acumulado un número tan grande con tanta rapidez, aunque muchos haitianos se han reunido en campamentos en el lado mexicano de la frontera para esperar mientras deciden si intentan entrar en Estados Unidos.

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos no respondió de momento a una solicitud de comentarios. “Lo abordaremos como corresponde”, dijo Alejandro Mayorkas, secretario de Seguridad Nacional, en la cadena MSNBC.

Algunos haitianos que se encuentran en el campamento han vivido en ciudades fronterizas mexicanas por algún tiempo, moviéndose a menudo entre ellas, mientras que otros han llegado recientemente luego de estar atrapados cerca de la frontera sur de México con Guatemala, comentó Nicole Phillips, directora jurídica del grupo de defensa Haitian Bridge Alliance. Se empezó a propagar un sentimiento de desesperación después de que el gobierno de Biden puso fin a su práctica de admitir diariamente a solicitantes de asilo considerados particularmente vulnerables.

“La gente está entrando en pánico sobre cómo encontrar refugio”, comentó Phillips.

Édgar Rodríguez, abogado del refugio Casa del Migrante en Piedras Negras, al norte de Del Río, notó un aumento en la llegada de haitianos a la zona hace dos o tres semanas, y cree que la desinformación pudo haber influido. A menudo, los migrantes toman decisiones con base en rumores falsos de que las políticas están a punto de cambiar y que las políticas de aplicación varían según la ciudad.

Las autoridades estadounidenses están siendo sometidas a una dura prueba luego de que el presidente Biden retiró rápidamente las políticas implementadas por el gobierno del expresidente Donald Trump que el demócrata consideraba crueles o inhumanas, sobre todo una que requería a los solicitantes de asilo permanecer en México mientras esperaban sus audiencias en los tribunales de inmigración estadounidenses.

Esos migrantes han sido expuestos a una violencia extrema en México y han tenido muchos problemas para encontrar abogados.

El mes pasado, la Corte Suprema de Estados Unidos mantuvo en vigor la orden de un juez para reinstaurar dicha política, aunque México debe aceptar sus términos. El Departamento de Justicia señaló en un documento entregado a la corte esta semana que las discusiones con el gobierno mexicano estaban en curso.

Una orden relacionada con la pandemia para expulsar de manera expedita a los migrantes sin darles la oportunidad de solicitar asilo que fue implementada en marzo de 2020 sigue en vigor, pero los niños que viajan sin compañía de un adulto y muchas familias han estado exentas. Durante su primer mes en el cargo, Biden decidió eximir a los menores que viajan solos por motivos humanitarios.

El gobierno estadounidense no ha podido expulsar a muchas familias centroamericanas porque las autoridades mexicanas se han negado en gran medida a aceptarlas en el estado de Tamaulipas, que es limítrofe con Rio Grande Valley, Texas, y que es el corredor más concurrido para los cruces ilegales. El jueves, un juez federal de Washington impidió que el gobierno implementara el Título 42, como se conoce la orden relacionada con la pandemia, a cualquier familia.

México ha aceptado recibir a familias expulsadas procedentes únicamente de México, Guatemala, Honduras y El Salvador, creando una apertura para los haitianos y personas de otras naciones debido a que Estados Unidos carece de los recursos para detenerlos y expulsarlos de manera expedita en vuelos hacia sus lugares de origen.

En agosto, las autoridades estadounidenses detuvieron migrantes casi 209,000 veces en la frontera, una cantidad cercana a un máximo de 20 años, a pesar de que muchos de los encuentros eran con personas que cruzaban la frontera de forma repetida, ya que no hay consecuencias legales al ser expulsados con base en el Título 42.

Las personas que cruzaron en familias fueron detenidas 86,487 veces en agosto, pero menos de uno de cada cinco de esos encuentros dio lugar a una expulsión en virtud del Título 42. El resto fueron procesadas bajo las leyes de inmigración, lo que generalmente significa que fueron liberadas con una fecha de comparecencia ante un tribunal o con una notificación para presentarse ante las autoridades de inmigración.

Las autoridades estadounidenses detuvieron haitianos en 7,580 ocasiones en agosto, una cantidad que ha aumentado mensualmente desde agosto de 2020, cuando representaron sólo 55 encuentros. También han incrementado las llegadas de ecuatorianos, venezolanos y de otras nacionalidades fuera de los países tradicionales como México, Guatemala, Honduras y El Salvador.

Los jueces de inmigración han resuelto más de 32,000 casos de haitianos que solicitan asilo desde 2001, rechazando las peticiones en un 80 % de las ocasiones, según los datos recopilados por el Transactional Records Access Clearinghouse de la Universidad de Syracuse.


Spagat informó en San Diego. Los periodistas de The Associated Press Paul Weber en Austin, Ben Fox en Washington y Maria Verza en la Ciudad de México contribuyeron a este despacho.

 

AGENCIA  AP