Manuel Rocha, exdiplomático de EE. UU. en RD, sentenciado a 15 años de prisión

Rocha compareció por la tarde ante la jueza Beth Bloom en una audiencia que duró tres horas y media

Víctor Manuel Rocha, exdiplomático de EE.UU. en República Dominicana, expresidente de la Barrick Gold y exembajador de Estados Unidos en Bolivia, fue condenado este viernes a 15 años de prisión por actuar como agente encubierto de Cuba durante cuatro décadas, en una audiencia celebrada en un tribunal federal de Miami (Florida).

«El tribunal va a sentenciarle al máximo castigo permitido por ley», declaró la jueza Beth Bloom, antes de anunciar la sentencia de cárcel a la que sumó el pago de 500,000 dólares de multa.

Rocha, de 73 años, compareció por la tarde ante la jueza Beth Bloom en una audiencia que duró tres horas y media.

El exdiplomático, que alcanzó un acuerdo de colaboración con la Fiscalía, se declaró primero culpable de haber recopilado información de inteligencia estadounidense para el gobierno comunista de Cuba desde alrededor de 1981.

La policía estadounidense detuvo a Rocha en Miami en diciembre y lo acusó de actuar como agente de un gobierno extranjero sin el consentimiento previo de su administración.

En sus años como topo, ocupó cargos importantes en el Departamento de Estado, desde donde pudo acceder a información confidencial de alto nivel e influir en la política exterior estadounidense.

Mayor infiltración

Nacido en Colombia y nacionalizado estadounidense, Rocha llevó a cabo «una de las infiltraciones de mayor alcance y duración en el gobierno de Estados Unidos por parte de un agente extranjero», dijo en diciembre el fiscal general Merrick B. Garland.

Entre 1999 y mediados de 2002, fue embajador en La Paz, donde causó una gran polémica al amenazar con retirar la ayuda estadounidense a la guerra boliviana contra las drogas, si el izquierdista y exsindicalista cocalero Evo Morales ganaba las elecciones.

El exdiplomático admitió haber trabajado para Cuba durante «40 años» en reuniones mantenidas en 2022 y 2023 con un agente encubierto del FBI, que se hacía pasar por un representante de la Dirección General de Inteligencia de la isla.

Numerosos casos de espionaje han empañado las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, enemigos desde la revolución comunista de la isla en 1959, en plena Guerra Fría.

En 2001, Ana Belén Montes, analista de inteligencia militar, fue detenida por espionaje tras admitir que llevaba casi una década recopilando información para Cuba.

La CIA, el servicio secreto estadounidense, realizó numerosos intentos de asesinar a dirigentes cubanos tras el fallido desembarco en bahía de Cochinos en 1961.

Las relaciones entre Washington y la isla comunista, sometida a un embargo estadounidense desde 1962, siguen siendo tensas.

 

AGENCIA  AFP