Cancillería deja en servicio el seguro de repatriación funerario para la diáspora

ESPACIO DE PRENSA, SANTO DOMINGO. El canciller Miguel Vargas anunció este lunes la entrada en vigencia de un seguro que se aplicará a través de las oficinas consulares, el que garantizará la repatriación de los restos de dominicanos residentes en el exterior a suelo dominicano o la sepultura en el territorio de residencia.

En su discurso, pronunciado durante un acto celebrado en la sede de la Cancillería, el funcionario destacó el hecho de que actualmente más del 15 por ciento de la población dominicana está repartida por todo el mundo, principalmente en los Estados Unidos y Europa, “por lo que este momento califica como memorable”.

Sin embargo, aclaró que la memorabilidad aludida no tiene esta cualidad “porque remesan cada año miles de millones de dólares, sino, como dije recientemente en Madrid y en Washington, en ocasión de premiar el civismo de varios dominicanos, porque son compatriotas nuestros, que por las razones más diversas hacen vida lejos de la patria”.

Vargas refirió que “la protección de nuestros connacionales es uno de los pilares preponderantes de nuestra gestión, la que va a tono con las directrices y el sentir del presidente Danilo Medina, ya que tenemos plena consciencia de que el fallecimiento de un familiar o de un ser querido representa una de las situaciones más dolorosas a que nos enfrentamos todos”, subrayó.

Sostuvo que la medida surge como una solución a la problemática que viven las embajadas y consulados en el exterior, cuando son requeridos para asistir y proteger a los dominicanos fallecidos o en condiciones limitantes fuera del país, a un costo accesible y con un servicio óptimo.

“A partir de hoy, y con el concurso de todos ustedes se pone oficialmente en marcha un seguro de repatriación de restos y asistencia fúnebre como propuesta adicional del servicio diplomático y consular en el exterior”, anunció Vargas.

En ese sentido, el canciller instruyó a todos los funcionarios diplomáticos y consulares procurar el mayor alcance en la implementación de este servicio, brindando todas las informaciones y asistencia requeridas siempre con la alta misión de fortalecer las políticas de protección consular del Estado dominicano.

“Es por ello que hago un enfático llamado a todos nuestros compatriotas para que se conviertan en portavoces de esta solución que traerá tranquilidad y paz a la familia dominicana”, indicó.

Dijo que en innumerables ocasiones se ha conmovido profundamente por la situación que vive una familia dominicana con el fallecimiento de un ser querido fuera del país.

Reveló que ahora con alcance y responsabilidad, como ministro de Relaciones Exteriores, “la protección de nuestros connacionales es uno de los pilares preponderantes de su gestión”.

Una situación difícil

Vargas explicó que desafortunadamente es bien conocido que por no contar con los recursos económicos para cubrir esos gastos, los familiares y la comunidad dominicana de la diáspora despliegan desesperados esfuerzos realizando colectas para el traslado de los restos de sus parientes a la República Dominicana.

Resaltó que mayor es el drama cuando han tenido que solicitar favores especiales a las morgues judiciales para que mantengan los restos del ciudadano más del tiempo permitido con el propósito de recolectar el dinero necesario y así evitar que ese dominicano sea sepultado en una fosa común fuera de su país o donado una facultad de medicina.

Expresó que en ese contexto, dolor, impotencia, desesperanza y frustración son parte de la confluencia de emociones “que nublan a nuestra comunidad en el exterior en cada caso”.

Sostuvo que la situación se torna aún más difícil, no tan sólo por la lejanía sino también por las circunstancias que provocaron el deceso y el elevado costo que implica el traslado de los restos al país.

El acto contó con la presencia de los viceministros de Relaciones Exteriores, embajadores y cónsules acreditados, así como los jefes de misiones diplomáticas y organismos internacionales acreditada en el país, y altos funcionarios de la Cancillería.