¡Reverdecimiento!

Por Fernando A. De León Como no tengo la necesidad de objetar mi conciencia ni como periodista ni ciudadano común; asistí a la marcha verde del pasado 22 de enero…