¡Hemos perdido un “héroe”!

Por Bienvenido Heredia

Definitivamente, es cierto que los dominicanos hemos perdido la capacidad de asombro. Ahora resulta que el señor exteniente del Ejército Dominicano (¿o era de la Fuerza Aérea?), John Percival Peña Matos, era un revolucionario, murió por rebelarse contra el capital agiotista y explotador de los banqueros.

De acuerdo a las declaraciones de su padre, el exgeneral Rafael Percival Peña, su muerte fue ordenada por los dueños del capital (me parece que había dicho que la ordenó el presidente de la República, pero “donde dije digo, quise decir Diego”), debido a que el hombre asesinado estaba realizando acciones de rebeldía.

O sea, el perseguido por atracar bancos y matar guardianes, expresaba el sentir de todo un pueblo que se siente impotente frente a la calamidad colectiva que estamos padeciendo, y gracias a ese Joven Rebelde sin Causa (JammesStark), nos encaminábamos hacia la insurrección general contra el establishment  o grupo dominante.

En la época de la lucha revolucionaria cierta de América Latina, el objetivo fundamental era el bienestar colectivo, procurando tomar el poder y ponerlo en manos del pueblo llano, sacar de la pobreza a millones de personas y establecer regímenes políticos que implementaran acciones para lograr el desarrollo integral y sostenible de sus pueblos.

Pero, ahora nos encontramos con un nuevo modo, con nuevas tácticas y estrategias para perseguir la liberación del pueblo, debido a que es la era de la cibernética y el reguetóny surgen nuevos líderes sociales y hasta políticos, con nuevos métodos de lucha popular .

¿Cómo se le ocurre a un padre protector, decir que matar infelices hombres, trabajadores dignos, con familias que alimentar, es producto de acciones rebeldes en contra de los capitalistas? ¿Acaso los beneficios producidos por esas acciones delictivas irían a resolver problemas de la gente, de los trabajadores, del pueblo llano? ¿O se estaban preparando esos rebeldes  (bandoleros), para el avituallamiento y logística necesaria para alzarse en armas y liberarnos de la inseguridad ciudadana, de la falta de salud para los pobres, de la corrupción, administrativa, de la falta de empleos, de los bajos salarios y de otros males que agobian al pueblo dominicano?

Me parece que al exgeneral se le escapó algo importante, pues por defender su difunto hijo, le ha quitado argumento a quienes dicen que alguien con poder podía estar involucrado en las acciones del Joven Rebelde, pues él dice que sus acciones fueron producto de su rebeldía. Siendo así, nadie lo puso en eso ni dirigía su accionar.

A Percival padre se le zafó otro tiro, pues dijo que daría informaciones que harían temblar el país, pero resulta que quiere ver al presidente para darle esas informaciones. ¿Por qué no las dice públicamente? Creo que de dárselas al presidente en privado, no haría temblar ni la silla donde él (Percival) se sentará cuando vaya a Palacio.

De todas formas, perdimos un héroe, murió con las botas puestas (el fusil no se sabe dónde lo tenía, si en la cama o en el piso), sólo que el método usado por la policía, fue uno de los más salvajes y estúpidos métodos que hayamos visto. Con apresarlo y someterlo a la justicia, bastaba.