“pruebas abrumadoras” de la negligencia de Trump