¿Será Abel el perdedor designado?